Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En contra
Rick Pastoor Programador y creador del 'método GRIP'

«El trabajo se expande hasta ocupar el tiempo que le otorgas»

Rick Pastoor (Amsterdam, 1988) es en origen un programador holandés que ha logrado una acogida masiva a su libro ‘El método GRIP’, ilustrativamente subtitulado «El arte de trabajar mejor» y que tiene en su núcleo la inversión óptima del tiempo para «ocuparse de lo importante»

Rick Pastoor Merlijn Doomernik

Para que se haga cargo del tipo de entrevista: «¿Cuánto de su tiempo va a darme?»

Tengo ahora treinta minutos. Calcularlo por anticipado te coloca en el asiento del conductor, porque el trabajo se expande hasta ocupar el tiempo que le otorgas.

¿Y si la conversación se hace realmente interesante?

Jajaja. Has tenido suerte, porque en ese caso dispongo de un poco más de tiempo.

En mi experiencia, un ser humano tiene una hora de entrevista, ni un minuto más.

Me parece justo, pero la clave consiste en que si fijas una hora de discusión, alguien dirá cuando os despistáis que «volvamos al asunto, porque solo tenemos una hora».

Necesitamos un freno.

El tiempo de nuestra vida es limitado, y no le dedicamos la atención necesaria a cómo queremos emplearlo. La conciencia de que se acabará puede servir de detonante.

España es el país que peor trabaja del mundo.

Conozco a un par de españoles, y está claro que los diferentes temperamentos implican maneras distintas de abordar el trabajo y la vida. El carácter español es digno de ser celebrado, pero también genera un conflicto sobre el uso del tiempo.

¿Cuántas horas debemos trabajar?

Voy a renegociar esta premisa. No son las horas, sino la creatividad. Diez años atrás yo trabajaba en horarios interminables, ahora tengo dos hijos y quiero pasar los fines de semana en casa.

¿Cuántas horas trabaja?

Me gusta trabajar, pero no llevar un registro. Trabajo de nueve a seis cuatro días a la semana, un par de horas por la noche cuando los niños duermen y alguna más el fin de semana.

Usted olvida la existencia de un jefe, que es el dueño de nuestro tiempo.

Has de conseguir que se fije antes en el trabajo que haces que en tu tiempo en la oficina. Si tienes claras tus prioridades, tu jefe reconocerá que «hey, puedo confiar en este tío».

«Telefonear a mi madre una vez a la semana».

Admito que colocar esta entrada en tu agenda le quita espontaneidad al gesto, pero también significa que le concedes prioridad y que, en el fragor de la vida laboral, te preocupas por especificar a las personas a las que realmente quieres.

¿El correo electrónico es inútil?

Es un medio fantástico, mayoritariamente gratuito y que te permite comunicarte con el mundo entero al instante. También hace que te veas invadido por correos ajenos, lo cual constituye un modo de vida estresante. Los e-mails siempre contienen peticiones de otras personas, que de esta forma te imponen su agenda.

Usted promueve precisamente llevar a rajatabla una agenda diaria.

La propongo como un útil para todo, porque esta distribución del horario de cada día te obliga a tomar decisiones. Cuando las personas que conozco empiezan a desarrollar mi método, me dicen que «no puedo encajar en un día todas las cosas que tengo que hacer». De eso se trata, de que necesitas empezar a decir que no a más gente. La agenda te ayuda a visualizar el tiempo.

¿Ya ha conseguido no beber café después de las 13.00?

Lo intento, pero esta tarde he fallado, recuerde que tengo hijos de dos y cuatro años de edad. Animo a la gente a que haga experimentos sobre cómo dormir o comer, para encontrar su mejor opción. Yo hago ensayos continuamente, me siento un cobaya.

La más difícil de sus propuestas consiste en encontrar a alguien que nos diga la verdad.

Una buena manera de encontrar a este cómplice es LinkedIn, y recomiendo desarrollar la relación durante tres semanas para ver qué pasa. En mi caso, conocí a esta persona de confianza de manera superficial en 2014. Hemos acabado por confiar el uno en el otro, y por sentirnos muy cómodos al respecto.

La respuesta a la autointerrogación continua que usted plantea puede ser el caos mental.

A veces recibo esta crítica, pero no lo veo así. Consigo mucha excitación y energía al plantearme estos interrogantes. En todo caso, solo es una herramienta y no un objetivo. Descarta lo que no te sirva, no lo tomes como si fuera sagrado.

¿Por qué debería servirme a mí lo que ha sido útil para usted?

La conclusión más importante a la que he llegado en mi caso es que nada queda fuera de tu alcance. Si tienes grandes sueños, la pregunta fundamental es qué puedes hacer esta semana para contribuir a tal objetivo, y darte cuenta de que la acumulación de pequeños pasos permite lograrlo.

Compartir el artículo

stats