Conflicto en los aeropuertos: Convocada huelga de trabajadores de Enaire en plena Navidad

Aunque los controladores aéreos quedan fuera de la protesta podría haber retrasos y desvíos de vuelos

El paro de los trabajadores de Enaire puede perturbar los desplazamientos de las vacaciones navideñas.

El paro de los trabajadores de Enaire puede perturbar los desplazamientos de las vacaciones navideñas. / Clara Margais/dpa

EFE

 Los sindicatos USO, CCOO, UGT y CSPA han convocado dos jornadas de huelga los próximos días 23 y 26 entre unos 2.000 trabajadores de Enaire, tanto de aeropuertos como de centros de control y oficinas, pero no de los controladores aéreos, en demanda de la recuperación de una paga de productividad que no percibieron en 2020.

Los controladores aéreos no están convocados porque se rigen por un convenio diferente y específico para ellos, pero la huelga podría tener incidencia en el tráfico aéreo esos días y provocar retrasos y desvíos de vuelos, según los convocantes.

Fuentes de la empresa han explicado que está habiendo negociaciones "al más alto nivel" entre representantes del ministerio de Transportes –del que depende Enaire– y la propia compañía con los sindicatos y confían en poder cerrar el acuerdo antes incluso de las fechas señaladas para la huelga.

Demandan que la empresa cumpla lo pactado en 2018, cuando se acordó establecer una paga para compensar la pérdida de poder adquisitivo de los salarios.

Todos los trabajadores de Aena y Enaire percibieron esa paga en 2019, pero no en 2020, cuando solo fue abonada a los trabajadores de la primera y no a los de Enaire y a toda la plantilla del aeropuerto de Murcia, "lo que supone un agravio comparativo entre trabajadores que se rigen por el mismo convenio colectivo".

Enaire señala que están pendientes de que se resuelvan diversos trámites para cerrar este conflicto, que deriva de las pérdidas que registró la compañía en 2020, por la reducción de las tasas que aplicó con la pandemia. El acuerdo de 2018 establecía que se abonaría ese complemento de productividad siempre que la empresa tuviera beneficios.

Pero, añaden estas fuentes, ya en su día hubo una decisión "política" (del entonces secretario de Estado de Transportes, Pedro Saura) de atender el pago de este complemento, que supone un gasto de unos 2,4 millones de euros para la empresa pública.

El sindicato informa de que llevan negociando con la compañía desde marzo pasado para resolver este asunto por lo que han convocado estas dos jornadas de huelga "con suficiente antelación para que se retome la negociación cuanto antes y materializar un acuerdo que nos lleve a suspender estos paros", según la secretaria general de USO en Aena, Marta López.