Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Las vacunas protegen en un 90% de desarrollar una enfermedad grave»

Una persona vacunada reinfectada deja de liberar virus antes que una no vacunada, afirma ‘The Lancet’

Layla Aoukhiyad. | SERVEI DE SALUT

La farmacéutica Layla Aoukhiyad trabaja en la Oficina de Calidad del Servei de Salut, el departamento que realiza estudios y estandariza y revisa protocolos asistenciales. Ya de primeras, subraya que «lo que está clarísimo es la efectividad de una pauta completa de las vacunas contra la covid-19».

«Ha quedado más que claro que tienen una efectividad superior al 90% para evitar una enfermedad grave por la covid-19, para que te infectes y te encuentres fatal», reitera de manera más coloquial exceptuando en parte a la vacuna de Janssen de la que asegura que proporciona una protección algo más baja, de en torno al 70%.

Sobre qué protección ofrecerían las vacunas que se están inoculando a la población para evitar una infección leve o asintomática, la farmacéutica se muestra cauta ante la falta de estudios sobre este aspecto aunque aludiendo a dos recientes realizados en Navarra y Reino Unido, se atreve a barajar que la protección vacunal ante el contagio o la sintomatología más leve de la covid-19 oscilaría entre el 75% y el 85%.

También sobre uno de los aspectos más polémicos que rodean a las vacunas, el hecho de que una persona ya inmunizada pueda seguir contagiándose y contagiando a otras personas, Aoukhiyad expresa sus reservas.

«Si el caso índice está vacunado y sus contactos estrechos también lo están, estos últimos tienen menos posibilidades de infectarse. Un estudio recientemente publicado en la revista The Lancet sugiere que las cargas virales son iguales (entre un infectado vacunado y otro que no lo está) pero que una persona vacunada dejaría de liberar virus antes que una no inmunizada. Es menos tiempo transmisora», ilustra con cautela, matizando que se trata tan solo de un estudio.

«Sobre lo que sí parece haber certeza es que las vacunas van perdiendo eficacia transcurridos los primeros seis meses de su inoculación. Parece claro que un contacto estrecho vacunado hace tiempo probablemente se contagiará más que uno vacunado recientemente», aborda otro aspecto polémico.

«Las vacunas son muy efectivas en prevenir la infección y para evitar la transmisión comunitaria, pero ni siquiera con la pauta completa una persona deja de ser potencialmente transmisora aunque sí evitará desarrollar una enfermedad grave en caso de contagiarse en un 90% de los casos. No lo sabemos aún, pero con la tercera dosis vacunal podría ser que se evitara la transmisión», baraja Aoukhiyad sosteniendo que estos fármacos envueltos en tanta polémica «son unas vacunas mucho más eficaces que las de la gripe» que pocas personas cuestionan.

Pese a que todos los factores externos juegan en contra con la circulación hegemónica de la variante delta más contagiosa, la llegada del frío invernal y el aumento de la movilidad y de las reuniones en espacios interiores de estas fechas, la responsable de la Oficina de Calidad insta a los indecisos a vacunarse ya que «cuanto más gente haya vacunada, menos transmisión vírica habrá».

Se trata en definitiva de una cuestión de solidaridad porque pese a que la vacuna protege en un 90% de desarrollar una enfermedad grave, hay segmentos de la población con enfermedades asociadas o sistemas inmunitarios debilitados que podrían pasarlo mal si una persona no vacunada, que contagia y se infecta más, se cruza por su camino.

Compartir el artículo

stats