Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La covid 'golpea' a las mujeres baleares: Convivir con el agresor en el confinamiento y perder el trabajo frenan las denuncias por violencia de género

El 13% de las mujeres sufrió depresión por la pandemia según un estudio del Observatori Social de Balears de la UIB

Una mujer víctima de violencia de género, en su casa.

 Durante el estado de alarma, las mujeres han padecido dificultades para denunciar a sus agresores, especialmente en los meses de confinamiento, pese a que la actividad judicial permaneció abierta.

En total, en Balears, en 2020, 82 denuncias fueron interpuestas por la víctima directamente, una cifra que sólo ascendió a seis en el segundo trimestre, trece menos que en el mismo periodo del año anterior.

En cuanto al total de denuncias interpuestas, ya sea por parte de la víctima directa, por intervención directa de la policía o por la atención policial con la denuncia de familiares, hasta junio de 2021 se han contabilizado en Balears 1.147 denuncias, un número muy alejado del que se registró en años anteriores.

Estos datos están recogidos en el informe Impactos desiguales de la pandemia en la vida de las mujeres de las islas, elaborado por el Observatori Social de Balears de la UIB.

Las agentes de igualdad y las asociaciones entrevistadas por el equipo al frente del estudio, formado por Caterina Thomàs, Isabel Nadal, Maria Gómez y David Abril, afirman que “la pandemia ha visto un aumento de la violencia de género”, sin olvidar que el confinamiento supuso un problema para algunas mujeres con hijos e hijas en custodia compartida, “ya que fue un momento en que muchos horarios pactados entre padres y madres se incumplieron". Todas estas agentes subrayan la importancia de tener en cuenta que “el miedo por la convivencia con los maltratadores y muy especialmente la pérdida de autonomía económica condicionan las posibilidades de denuncia por parte de las víctimas”.

Sobre esta cuestión, el 71 por ciento de mujeres encuestadas para el estudio percibió un aumento de la violencia machista durante la pandemia. El 14,3% reconoció conocer a mujeres que habían padecido violencia de género durante el confinamiento. Por otra parte, son las mujeres jóvenes, entre 18 y 34 años, las que más han declarado reconocer mujeres maltratadas durante el confinamiento.

Salud mental: el 13% padeció depresión

La salud mental es otro de los aspectos analizados en este dossier del Observatori Social. Según los datos recopilados, el 13% de las entrevistadas sufrió depresión durante el confinamiento, un porcentaje que aumenta hasta el 23,3% en el caso de mujeres migrantes.

El informe presentado este lunes en la UIB parte de una encuesta realizada a 2.382 mujeres. También se han realizado entrevistas semiestructuras y otras en profundidad con mujeres vulnerabilizadas, además de un grupo de discusión con las asociaciones de profesionales.

Perfil de las más afectadas

De todo este material, se ha podido perfilar qué segmento de población femenina ha padecido más las consecuencias de la covid. “El perfil es mujer migrante, con condiciones de trabajo precarias, que conviven con niños, y solas, sin apoyo familiar”, señala Isabel Nadal. “Detectamos que la mayoría de estas mujeres son de Palma”, añade Caterina Thomàs. “Muchas de estas mujeres viven con un familiar, han padecido desahucios silenciosos, es decir, mudanzas frecuentes por subidas del alquiler, y presentan problemas de reagrupación familiar porque son mujeres que cuidan a sus hijos aquí y también se ocupan de sus familiares de sus países de origen”, apuntan. La soledad es el sentimiento que predomina en este perfil de mujeres, “están muy aisladas, sólo tienen una o dos personas que las ayudan”, añaden.

El retrato de estas mujeres lo completan con más problemas: “la violencia institucional”, que muchas de ellas padecen a partir de la ley de extranjería y de su regularización, “y después los problemas que se les presentan para acceder a servicios y prestaciones públicas”.

Gran parte de estas mujeres migrantes muy afectadas por la pandemia vienen con un título de su país, “pero no pueden pagar la homologación del título, que asciende a 4.000 euros”. “Y muchas de ellas no han conseguido el Ingreso Mínimo Vital porque les miraban los ingresos de 2019”, comentan.

Más afectadas por los ERTE

En cuanto al ámbito laboral, más mujeres que hombres se han visto afectadas por los ERTE. Según recoge el estudio, el 32,5% de las mujeres de las islas se acogieron a esta medida en julio de 2020, un porcentaje que se redujo al 10% el mismo mes de este año.

Por otra lado, la mitad de las mujeres encuestadas afirma que su dedicación a las labores del hogar aumentó durante el confinamiento. Esto, según el estudio, refleja que la pandemia produjo una refamiliarización del trabajo de cuidados, muchos de ellos no pudieron externalizarse, hecho que se tradujo en una mayor desigualdad entre hombres y mujeres.

Compartir el artículo

stats