Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca pierde al año 28 millones de toneladas de agua por la cañería

Las fugas de las redes municipales provocan que se desperdicie el 26% del caudal abastecido - 33 localidades incumplen el Plan Hidrológico al superar pérdidas del 25% de su consumo

Mallorca pierde al año 28 millones de toneladas de agua por la cañería

Mallorca pierde al año 28 millones de toneladas de agua por la cañería

Las cañerías de las redes municipales de Mallorca necesitan de forma urgente una reparación. Las fugas provocan la pérdida anual de 27,7 millones de toneladas de agua, según datos de la conselleria de Medio Ambiente del año 2019 y 2020. Si se evitara el desperdicio de esta cantidad tan enorme de un bien común y escaso como el agua, se podrían parar las desaladoras o llenar el embalse del Gorg Blau en dos ocasiones cada año.

Las redes municipales de abastecimiento de agua suministraron el pasado año 106,2 millones de toneladas o hectómetros cúbicos a las localidades de Mallorca. Sin embargo, tan solo se llegó a facturar un consumo real de 78,5 millones de toneladas. Ello supone que el 26,2% del consumo de nuestra isla se pierde por las cañerías a raíz de las fugas de agua.

De los 52 municipios de Mallorca, un total de 33 localidades incumplen el Plan Hidrológico de Balears que ordenaba no tener pérdidas superiores del 25% de su consumo en 2021. La mayoría de ellos supera con creces esta cifra. Por ello, nos encontramos con localidades como Campanet, que alcanza unas pérdidas de caudal del 60%, Artà llega al 58% y Campos el 56%. El resto están entre el 30% y el 45% de pérdidas de caudal a raíz de las fugas que registran sus cañerías.

El Plan Hidrológico también apunta que en el año 2027 estas pérdidas no pueden superar el 17% de su caudal. En el caso de que en los próximos seis años no se realice una inversión importante en arreglar las redes de abastecimiento de agua, tan solo dos o tres municipios cumplirán el objetivo del Plan Hidrológico.

Las localidades importantes cuentan con un porcentaje de pérdida bajo respecto a su consumo. Sin embargo, cuando analizamos los datos de Medio Ambiente observamos cantidades muy elevadas.

Este es el caso de Palma, que pierde solo un 22,5% de su consumo. Sin embargo, este 22,5% supone 8,1 millones de toneladas anuales. Lo mismo ocurre con Calvià, donde su porcentaje de pérdida es del 14% pero el volumen de agua que pierde por sus redes de abastecimiento suponen 1,7 millones de toneladas de agua cada año.

Las localidades importantes de Mallorca que mayor volumen de agua desperdician, además de Palma y Calvià, son Marratxí y Manacor. El primero pierde el 40% de su consumo anual, lo que supone 1,6 millones de toneladas al año. Manacor, por su parte, desperdicia un 30,2% de lo que utiliza, alcanzando también los 1,6 millones de toneladas anuales.

Por otra parte, observamos cómo localidades como Sant Llorenç, Capdepera, Son Servera, ses Salines o Montuïri han aprovechado los planes de cooperación local del Consell para invertir en la sustitución de cañerías averiadas y sus fugas se han reducido de forma muy importante.

Fugas de agua en las redes públicas de Mallorca por municipios

Fugas de agua en las redes públicas de Mallorca por municipios DM

«No harían falta desaladoras»

La directora general de Recursos Hídricos del Govern, Joana Maria Garau, reveló un dato importante respecto a las fugas de agua de las redes de abastecimiento: «No necesitaríamos poner en marcha las desaladoras si evitásemos tantas fugas de agua».

Garau explicó también que estos datos de las pérdidas de agua por municipios se basan en calcular el caudal suministrado con el facturado. En este sentido indicó que «se puede dar el caso de que localidades tengan errores en la facturación en los contadores, así como no incluir en la facturación el consumo de edificios municipales como polideportivos, piscinas o centros educativos».

Sobre posibles sanciones al incumplir el Plan Hidrológico, la directora general de Recursos Hídricos es partidaria de la colaboración institucional: «El Plan Hidrológico no aplica sanciones, en todo caso sería a través de la Ley de Aguas. Creo en la colaboración entre instituciones para dar soluciones a estos problemas, ya que se trata de obras muy costosas».

«Es cierto -prosiguió la directora general de Recursos Hídricos- que en 2021 no debían superar el 21% de pérdidas en las redes municipales y esperamos conseguir que en 2027 no superen el 17% en fugas de agua». Garau reiteró que se trata de kilómetros de cañerías que necesitan ser revisadas y ello supone una inversión muy elevada por parte de las arcas municipales.

36 millones en Baleares

En el conjunto de Baleares, las pérdidas por las fugas de agua se cifran en 36 millones de toneladas o hectómetros cúbicos anuales. Ello supone también un 26% del caudal que se consume en la isla.

Desde el Govern apuntaron que en el último año la isla de Eivissa ha mejorado de forma importante su red de abastecimiento reduciendo el desperdicio de agua. Los datos de 2019 apuntan a unos 5 millones de toneladas de agua perdidas por las cañerías, lo que supone un 27,7% de lo que consume. Menorca también está en el 27% con unos tres millones de toneladas y Formentera pierde el 12,5% de lo que consume, unas 100.00 toneladas.

Compartir el artículo

stats