Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell proyecta cinco plantas de compost con materia orgánica que producirán 80.000 toneladas

El departamento insular de Medio Ambiente que dirige Aurora Ribot impulsa esta iniciativa de economía circular, con una inversión de 200 millones, para ser financiada con fondos europeos

Imagen del compost en una de las pequeñas plantas que ya funcionan en Mallorca para reutilizar los lodos de depuradoras. | CONSELL

Imagen del compost en una de las pequeñas plantas que ya funcionan en Mallorca para reutilizar los lodos de depuradoras. | CONSELL

El departamento de Sostenibilidad y Medio Ambiente del Consell de Mallorca está impulsando la construcción de cinco plantas de compost, distribuidas por toda la isla, con la finalidad de reconvertir en abono la mayor parte de la materia orgánica que se produce en Mallorca. Estas cinco plantas tendrán una capacidad para producir hasta 80.000 toneladas y cuentan con un presupuesto de 200 millones de euros. Se trata de un ambicioso proyecto de economía circular que persigue la reutilización de la materia orgánica.

Aurora Ribot, vicepresidenta del Consell y responsable del departamento insular de Sostenibilidad y Medio Ambiente, explicó que el proyecto de construcción de estas cinco plantas, que estarán ubicadas en los municipios de Marratxí, Santa Margalida, Calvià, Felanitx y Llucmajor, es el proyecto estrella que presentará la institución insular para ser financiados con los llamados Fondos Europeos Next Generation. «Tenemos calculado que en la actualidad un 40% de los residuos que se queman en la incineradora son materia orgánica. Nuestro objetivo es evitar al máximo que este 40% se queme mediante un proyecto innovador para el sector primario, sostenible y que encaja perfectamente en la llamada economía circular», explicó Ribot. La previsión del Consell es que en el año 2026 la cinco plantas de compost de la isla estén en pleno funcionamiento.

La vicepresidenta del Consell explicó también que en la actualidad se producen 18.000 toneladas de compost procedente de los lodos de depuradora. Una cantidad que se destina íntegramente a jardinería y agricultura y que es del todo insuficiente por la demanda existente. Ribot apuntó que «la ventaja de estas plantas es que la tecnología nos permitirá producir un compost apto para la agricultura ecológico a un coste asequible para el sector primario, ya que estará a un precio público de tres euros el metro cúbico, y si se tiene que importar cuesta entre 70 y 90 euros la tonelada, además de las emisiones que genera».

El objetivo de las plantas de abono, según el Consell, tiene dos patas estratégicas. Por una parte conseguir reducir de forma importante la incineración de residuos reconvirtiendo una cantidad muy importante de materia orgánica que ahora se quema, y por la otra incidir directamente en el sector agrario. Al respecto, Aurora Ribot apuntó que «el proyecto, que encaja a la perfección de lo que piden los Fondos Europeos, generará una capacidad transformadora de los sectores productivos y, a la vez, conseguiremos que mucha más gente del sector primario apueste por la agricultura ecológica».

El departamento insular de Sostenibilidad y Medio Ambiente lleva dos años trabajando en este proyecto con la finalidad clara de hacer frente a la emergencia climática y como uno de los ejemplos más claros de la economía circular que tiene por objetivo reducir la generación de residuos.

Aurora Ribot, vicepresidenta del Consell. | D.M.

Por otra parte, Ribot apuntó que la financiación vía fondos europeos de este proyecto, incluido en los planes insulares, servirá para evitar encarecer la tarifa de incineración de residuos que pagan los ayuntamientos y que después repercuten en el recibo de basuras a los ciudadanos.

«Se trata de una iniciativa estratégica que tenemos casi la total seguridad que será aceptado por los Fondos Europeos Next Generation que llegarán a Balears, con el objetivo de cerrar el círculo de la materia orgánica en Mallorca», apostilló la vicepresidenta del Consell.

800 millones para Mallorca

El proyecto de plantas de compost es el más importante a nivel económico que la institución insular incluirá en su Plan Mallorca Circular para conseguir 800 millones de euros procedentes de Europa. En total serán 24 proyectos para fomentar la transición circular.

De igual modo, se impulsarán proyectos ambientales para la recogida selectiva de residuos y de reciclaje de vidrio. También se construirá una planta de generación de hidrógeno circular y acciones de impulso de la eficiencia energética y del ciclo de agua.

Materia orgánica

La materia orgánica son los restos de comida, vegetales y desechos de poda que en todos los hogares se producen día a día. En estos momentos, la casi totalidad se está quemando en la incineradora de Son Reus y se calcula que Mallorca produce unas 200.000 toneladas anuales, el 40% del total de residuos.

Para reconvertirla en compost estos restos se les elimina el agua, se mezclan con otros productos naturales que hacen de base, como por ejemplo virutas de madera, y se convierten en un abono de gran calidad.

Compartir el artículo

stats