Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El TSJB rechaza imputar más delitos a Penalva y Subirán

Se justifica la detención del director de Tito’s

El juez rechaza que Penalva y Subirán coaccionaran a testigos para declarar contra Cursach.

El juez rechaza que Penalva y Subirán coaccionaran a testigos para declarar contra Cursach.

El presidente del TSJB, Carlos Gómez, se opone a imputar nuevos delitos al juez Penalva, al fiscal Subirán y a los policías del grupo de Blanqueo, como solicitaban las acusaciones. Los letrados recurrieron el auto del magistrado, en el que negaba que los investigadores del caso Cursach habían presionado a una serie de testigos para obligarles a declarar lo que ellos querían.

El juez del TSJB, que ha rechazado los informes acusatorios que ha presentado la Policía Judicial, sosteniendo que el juez y el fiscal encabezaban una organización criminal para perseguir a Cursach, deniega de nuevo las peticiones de las acusaciones.

Gómez se refiere a las quejas de los abogados, que señalaban que en su resolución no había tenido en cuenta la declaración de una serie de testigos que aseguraron que recibieron malos tratos cuando declararon y que los investigadores tergiversaron sus palabras. Al magistrado del TSJB le llama la atención que estos testigos no hayan aclarado la razón por la que firmaron la declaración que hicieron ante Penalva y Subirán, y señala que no se han demostrado episodios de violencia, ni de haber inducido a esta persona a declarar en un determinado sentido. Es más, el magistrado no descarta que es ahora, en esta investigación a juez y fiscal, cuando estos testigos estén mintiendo. «Si lo que había declarado no se ajustaba a la verdad, no existía garantía alguna de que lo que ahora manifiesta en la presente causa sí sea verdadero», concluye el juez Gómez.

También rechaza que los instructores del caso Cursach hubieran prolongado más de lo adecuado la detención de Jaime Lladó, director de la discoteca Tito’s. Considera el juez que esta detención estaba más que justificada, por cuanto los instructores contaban con varias declaraciones, una de ellas realizada en presencia de una abogada, que señalaban que en la discoteca se organizaban fiestas para policías locales, con invitación a copas y con reparto de cocaína.

El juez limita la acusación contra Penalva y Subirán a un delito de revelación de secretos y a otro de no haber perseguido delitos.

Compartir el artículo

stats