Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Terrazas llenas de ilusión

Gran ambiente en la reapertura nocturna de los bares y restaurantes en Mallorca. Los clientes y hosteleros se mostraron muy contentos por volver a disfrutar de las cenas, aunque pidieron más flexibilidad en el horario

Terrazas llenas en la reapertura nocturna de los restaurantes B. Ramon

"!Qué alegría volver a disfrutar de esta libertad por la noche!". Mucha ilusión y optimismo entre los clientes que ayer disfrutaron de la reapertura del servicio de cenas en los bares y restaurantes. «Se nos hace incluso raro estar aquí cenando a las nueve de la noche, pero me siento muy bien porque necesitábamos salir a despejarnos», aseguró Aina Oliva. Tras varios meses de restricciones, ayer fue el primer servicio nocturno en la hostelería en Mallorca, que pudo abrir sus puertas entre las 20:00 y las 22:30. 

16

Terrazas llenas en la reapertura nocturna de los restaurantes B. Ramon

Desde las 19:30 los hosteleros y trabajadores ya pusieron todo en marcha para estar listos: "tenemos por ahora dos reservas pero esperamos que esté muy animado", explicaba Iban Balseiro, del restaurante Hórreo, en Santa Catalina, mientras montaba las mesas. Ya a partir de las 20:00, la hora en la que arrancó oficialmente el turno de cenas, los ciudadanos empezaron a ocupar las diferentes terrazas: "había muchas ganas de salir otra vez por la noche y disfrutar de esta libertad. Esperemos que dure esta alegría", expresó Miguel García, mientras disfrutaba junto al resto de sus amigos.

Un argumento que compartió Edmind Edwards: «parece que ya estamos en la desescalada y volviendo a la normalidad poco a poco». Por parte de los hosteleros, también se mostraron muy contentos con volver a ofrecer este servicio: «a nosotros lo que nos mata es estar cerrados, así que estamos muy contentos de abrir aunque sea poco tiempo», expresó Henri Sellier, propietario del restaurante Rikito.

A pesar de la gran cantidad de personas que acudieron a las terrazas, los bares y restaurantes sólo pudieron abrir entre las 20:00 y las 22: 30. Además, tuvieron que trabajar a «turno partido» ya que por la mañana cerraron a las 17:00 y luego volvieron a abrir a las 20:00, como una medida por parte del Govern de evitar el «tardeo»

Alargar el horario

Una restricción poco efectiva, según Miguel García: "lo veo bastante mal. Creo que si dejarán abierto durante esas horas por la tarde no cambiaría mucho el número de contagios". Una idea a la que también hizo referencia Aina Oliva: "entiendo que quieran evitar que se junte mucha gente, pero sigue habiendo covid tanto por la tarde como por la noche. No le veo mucho sentido". 

Desde otra perspectiva, algunos clientes y hosteleros también lamentaron que el servicio de cenas sólo se pueda ofrecer de lunes a jueves, ya que los fines de semana siguen obligados a cerrar a las 17:00, según se explicó la semana pasada. "Hay que ir despacio, entiendo que todavía estamos en riesgo, pero es cierto que la mayor producción la hacemos el fin de semana. Es un cambio que quizá no tenga gran influencia para la restauración», declaró Iban Balseiro. 

Además, los usuarios se quejaron de que no todos podrían disfrutar de las cenas con estas restricciones: «los que estamos trabajando o estudiando durante la semana no tenemos mucha opción de poder ir a cenar» apuntó David Serra. Sin embargo, Aina Oliva consideró adecuado que no abran los fines de semana ya que "es cuando más gente suele salir y es importante que no se formen esas aglomeraciones". 

Para el hostelero Henri Sellier, "la gente se va a adaptar al horario entre semana porque tiene muchas ganas de volver a cenar fuera. De hecho, ya tenemos varias reservas para lo próximos días, esperemos que el buen tiempo nos acompañe». Los restaurantes pudieron abrir al 100% sus terrazas, aunque el interior se mantuvo clausurado.

Próximo destino: verano

La reapertura parcial del horario nocturno de los restaurantes despertó el optimismo entre los clientes y los propietarios, que ven cada vez más cerca la llegada el verano con el objetivo de poder disfrutar y trabajar: "con la llegada de la vacunación el contexto ha cambiado. No será una temporada como las de otros años, pero dentro de dos meses todo habrá mejorado", indicó Balseiro. 

Una confianza que también mostró Miguel García: "quiero ser optimista, porque sino no sé cómo podremos afrontar el invierno que viene». Desde la perspectiva de Sellier, la situación sigue siendo una incógnita, pero no queda otra que aguantar: "nadie sabe lo que ocurrirá, sólo nos queda esperar y estar al 100% para salir adelante y sobrevivir".

A pesar de que la pandemia todavía no ha llegado a su fin, la felicidad que se respiró ayer en las terrazas significó un presagio para ver que cada vez se está más cerca: "aún no hemos acabado con esto, pero hay que ser optimistas", concluyó Oliva.

Compartir el artículo

stats