Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coronavirus

El supercontagiador de Manacor "se tomaba a broma el virus"

El propietario del negocio donde un empleado provocó un brote de covid le despidió de forma fulminante: "Reaccionó bastante bien, supongo que se lo esperaba"

La Policía Nacional arrestó al presunto responsable del brote por un delito de lesiones.

La Policía Nacional arrestó al presunto responsable del brote por un delito de lesiones.

«Quiero creer que no quiso liar la que lio. Más bien era una de esas personas que se toman a broma el virus, pero cuando me explicaron lo que había pasado, le despedí de manera fulminante, porque actuó de mala fe». El propietario del negocio de Manacor donde el pasado mes de enero un trabajador se negó a irse a casa pese a que tenía síntomas de la covid y estaba pendiente del resultado de la PCR y contagió a 22 personas, explica que tuvo que cerrar el negocio durante diez días y desinfectar todas las instalaciones. «Nos quedamos solamente un repartidor y yo», dice. El empresario confirma que han recuperado totalmente la normalidad y lamenta que haya personas que se crean que los hechos son recientes y sienten recelos.

El incidente se produjo el pasado mes de enero, cuando uno de los catorce trabajadores de la empresa, un hombre de 40 años, estuvo yendo a trabajar pese a que tenía síntomas evidentes del coronavirus, como tos y fiebre alta. Sus compañeros le pidieron que se fuera a casa pero él se negó. Se bajaba la mascarilla para toser al tiempo que decía: «Os voy a transmitir el virus a todos».

Fue a trabajar incluso después de hacerse la prueba PCR, y luego fue al gimnasio que frecuentaba. Cuando al día siguiente le dijeron que era positivo, todas la personas que habían tenido contacto con él tuvieron que hacerse también la prueba. Salieron cinco positivos en el centro de trabajo y otros tres en el gimnasio, que a su vez lo transmitieron a sus familiares. En total se contabilizaron 22 contagiados, incluidos tres niños de un año.

El propietario de la empresa explica que el hombre tenía horario de noche, y acabó su última jornada a las ocho de la mañana, «que es la hora en la que yo empiezo, así que yo no tuve conocimiento de lo que había ocurrido hasta esa mañana. Una hora más tarde me llamó para decirme que le habían dado el resultado de la prueba y había dado positivo».

Llegaron entonces el aluvión de contagios y la cuarentena para el resto. «Al final nos quedamos solos un repartido y yo», comenta el empresario, que tuvo que cerrar diez días y desinfectar las instalaciones. Finalmente ninguno desarrolló síntomas graves y todos se han recuperado.

El trabajador llevaba catorce años en la empresa, pero fue despedido de forma fulminante. «En cuanto terminó la cuarentena se lo dije», cuenta el dueño. «Reaccionó bastante bien, supongo que se lo esperaba». 

El empresario comenta que han recuperado totalmente la normalidad, aunque la reciente detención del hombre acusado de un delito de lesiones ha devuelto el caso a la actualidad. «Hay gente que me pregunta si vamos a tener que cerrar, sin saber que todo pasó en enero, hace tres meses».

Compartir el artículo

stats