Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ‘ahorro enjaulado’ eleva el dinero que los baleares tienen en el banco

Los depósitos en las entidades financieras alcanzan los 27.318 millones de euros al cierre de 2020 y superan en 567 millones los de 2019

El cierre de la restauración o la imposibilidad de viajar explican la subida del ahorro.

El cierre de la restauración o la imposibilidad de viajar explican la subida del ahorro.

El dinero que los baleares tienen depositado en los bancos ha aumentado durante la pandemia por un afecto que se califica como ‘ahorro enjaulado’, y que se explica por la imposibilidad de mantener el mismo nivel de consumo a causa de las restricciones económicas aplicadas durante la pandemia, según señala el catedrático de Economía Aplicada y director de la Fundación Impulsa, Antoni Riera.

Según los últimos datos publicados por el Banco de España, al cierre del pasado año el valor de los depósitos en las entidades financieras de las familias y empresas de las islas ascendió a 27.318 millones de euros, por encima de los 26.751 millones registrados al cierre de 2019 y de los 26.252 de marzo del pasado año, cuando se inició la pandemia.

Antoni Riera no oculta que muchas familias han visto reducidas sus reservas económicas al haberse quedado alguno de sus miembros sin empleo o verse afectadas por los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).

Pero para buena parte de los residentes, el nivel de gasto se ha visto sustancialmente recortado ante la imposibilidad de viajar o salir a cenar y de copas, por citar dos ejemplos, debido a las restricciones que se han ido aplicando a lo largo de 2020, de ahí el término de ‘ahorro enjaulado’: no se gasta porque no hay donde hacerlo.

En este sentido, y a diferencia del crack de 2008, se recuerda que en esta ocasión el problema se inició con una crisis de oferta, al aplicarse el confinamiento y fuertes restricciones posteriores en muchos sectores empresariales para evitar la propagación de virus.

Lógicamente, el segundo motivo de ese aumento del ahorro se encuentra en la decisión voluntaria de muchas personas y empresas de aplazar desembolsos e inversiones como medida de prudencia ante las incertidumbres generadas por el coronavirus. Hay que tener en cuenta que a finales de 2020 resultaba imposible prever las posibilidades de retomar durante este año la actividad turística, lo que explica esa estrategia.

En cualquier caso, esos 27.318 millones de euros depositados en los bancos suponen la cifra más alta del presente siglo en el cierre de un año, y solo se ha visto superada por los 27.765 millones contabilizados en pleno verano de 2019, durante una temporada turística récord.

Hay que tener en cuenta que estos importes incluyen solo los depósitos en la banca, pero no otras vías de ahorro como fondos de inversión o planes de pensiones, por citar dos ejemplos.

Aumento del endeudamiento

Pero si el ahorro ha crecido en un año un 2,1%, el endeudamiento de familias y empresas lo ha hecho de una forma mucho más acentuada, hasta situar esa subida en un 13,5 por ciento.

Según los datos del Banco de España, al cierre del pasado año el valor de los créditos pendientes de devolución otorgados en el archipiélago ascendía a 33.944 millones de euros, claramente por encima de los 29.902 millones contabilizados a finales de 2019. Eso supone que esa deuda se ha vuelto a colocar en niveles similares a la media de 2014, pero sigue claramente por debajo de los 45.004 millones que, por ejemplo, se contabilizaron en 2011.

En este caso, se señala al sector empresarial como el causante de este aumento del endeudamiento, al haberse visto obligado a obtener liquidez para mantener el negocio, dada la caída de sus ingresos tanto por los cierres como por el recorte del consumo.

Cabe recordar la fuerte demanda de pólizas y de créditos ICO que se ha generado durante la pandemia para poder hacer cubrir los gastos derivados del mantenimiento de la actividad, como alquileres, suministros o salarios, entre otros.

Lo que está creciendo también es la brecha entre ahorro y deuda (1,2 euros en crédito por cada uno en depósito en estos momentos), aunque sigue muy lejos de los niveles registrados antes de la crisis de 2008 y que fueron calificados de peligrosos (la proporción llego a ser de 2,4 a 1).

Riesgo de inflación

El director de la Fundación Impulsa señala que el riesgo que se ha generado, a la vista de las reservas económicas de las familias, radica que el consumo se dispare durante los próximos meses una vez se despejen las incertidumbres económicas, provocando así una fuerte subida de la inflación.

Compartir el artículo

stats