Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca perderá más sucursales por la fusión de Bankia y CaixaBank

Los sindicatos prevén nuevos cierres de oficinas y recortes de plantilla en las islas: «Pelearemos para que todas las bajas sean voluntarias»

El logotipo de CaixaBank ya luce en la antigua sede de Sa Nostra en Son Fuster.

El logotipo de CaixaBank ya luce en la antigua sede de Sa Nostra en Son Fuster.

La fusión de CaixaBank y Bankia supondrá un recorte de la red de sucursales que ambas entidades tienen abiertas en Baleares, y muy probablemente también de la plantilla. Así lo prevén los representantes de los trabajadores. «Ese es el tema espinoso y de momento desde la dirección han hecho un ‘pasapalabra’. No sabemos en qué se va a traducir todo esto, pero estamos muy preocupados porque en algunos lugares hay un solapamiento total de oficinas», argumentó ayer Joan Reynés desde Unió Obrera Balear (UOB), sindicato mayoritario en Bankia.

En la misma línea se expresó Lluís Llompart, secretario general del Sindicato Independiente de Baleares (SIB), el más representativo en CaixaBank. «Forzaremos todo lo posible para que las bajas que pueda haber sean voluntarias. Hay preocupación, pero a día de hoy no tenemos ninguna comunicación oficial por parte de la empresas», manifestó Llompart.

CaixaBank suma 154 oficinas en el archipiélago y cerca de 900 trabajadores, mientras que Bankia cuenta con 789 trabajadores y una red de 134 sucursales, la gran mayoría herederas de la antigua Sa Nostra. «Hay municipios en los que coinciden sucursales de uno y otro banco, en muchos puntos de la isla se solapan al estar en ubicaciones muy próximas y eso será un problema cuando se lleve a cabo la integración completa», indicó Reynés.

Es en noviembre cuando está previsto que CaixaBank haya absorbido completamente a Bankia. Su logotipo luce desde el fin de semana en la histórica sede de Sa Nostra —después Bankia— del polígono de Son Fuster. Y se espera que en las próximas semanas el cambio corporativo sea efectivo en las distintas sucursales que ambas entidades tienen en las islas y que acaparan el 70% de cuota de mercado. De hecho, el banco resultante será el primero del Estado en número de clientes.

«Lo que más nos preocupa es que en muchos pueblos hay una oficina de CaixaBank y una de Bankia, que en este caso es la que tenía Sa Nostra. Si tiene que cerrar una de las dos lucharemos para que la empresa dé la opción de acogerse a bajas voluntarias. Y por otro lado está el hecho de que cerrar oficinas puede afectar al servicio que damos a los clientes», subrayó Llompart.

Reynés recordó que la plantilla ya sufrió un recorte significativo hace diez años, cuando Bankia absorbió a Sa Nostra. «Éramos 1.100 trabajadores y a día de hoy no llegamos a ochocientos. Hace tres años la empresa ya planteó un ERE para mayores de 55 años y CaixaBank otro para mayores de 52. No queda mucho margen para recortar plantilla, aunque sean bajas voluntarias», destacó el portavoz de UOB.

Afectación «en estudio»

La pérdida de sucursales bancarias en el archipiélago ha sido una constante estos últimos años, especialmente en la Part Forana. En todo caso, según indicaron ayer desde CaixaBank en Baleares, la fusión no supondrá cambios de calado para los clientes de Bankia: «Pueden seguir operando con normalidad en su oficina de referencia y desde el día 27 pueden utilizar los cajeros CABK sin ningún coste». Asimismo, indicaron que la posible afectación a la red de oficinas en las islas «está en estudio».

Compartir el artículo

stats