Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Ruiz y Carolina Moñino: «El objetivo es dar esperanza a las víctimas de abuso infantil»

Las psicólogas Carmen Ruiz y Carolina Moñino, de la Unidad Terapéutica de Abuso Sexual de Baleares, presentan un libro con el método de intervención para ayudar a los menores afectados

Carolina Moñino y Carmen Ruiz: «El objetivo es dar esperanza a las víctimas de abuso infantil» B. Ramon

Actuación psicológica con niños. ‘Poniendo alma al dolor’ es una obra que expone todas las fases del proceso terapéutico por las que atraviesan las víctimas de explotación infantil. Un modelo que se construye a partir del vínculo afectivo entre el terapeuta y el individuo, cuya confianza es fundamental para superar el trauma. «Tienen que aprender que son mucho más de lo que han vivido y sufrido»

Carmen Ruiz y Carolina Moñino posan junto al nuevo libro. B. Ramon

«El problema no se podrá solucionar nunca, pero la terapia les enseña a vivir con lo que les ha ocurrido. El recuerdo estará, pero algún día la herida dejará de sangrar». Carolina Moñino y Carmen Ruiz son dos de las autoras del libro Poniendo alma al dolor, una obra divulgativa que describe el modelo de intervención terapéutico con niños y adolescentes que han sufrido alguna forma de abuso sexual. Ambas psicólogas, que forman parte de la Unidad Terapéutica de Abuso Sexual Infantil (UTASI) de Baleares, coincidieron en que el objetivo de la publicación es reflejar este problema que sucede en la sociedad: «Queremos dar visibilidad a todos los menores que han sido víctimas de abusos sexuales. La gente tiene que saber que esto ocurre, y también queremos crear esperanza de que este conflicto se puede afrontar», explicó Carmen Ruiz.

La gran novedad que aporta este libro es el análisis de todas las fases del proceso terapéutico; es decir, no se centra tanto en qué ocurre con el abuso sino en cómo los niños y el entorno familiar pueden solucionarlo: «Es una obra en la que se describe cómo se sienten los niños, los padres y los profesionales en estas circunstancias. El libro explica paso a paso cómo funciona la terapia con estos adolescentes», indicó Carolina Moñino. Un tratamiento que es fundamental para que los menores puedan avanzar en su recuperación: «Es imprescindible que puedan encontrar espacios seguros donde puedan expresar sus emociones y podamos recuperar todo aquello que de alguna forma se perdió en su infancia», declaró la propia Carolina.

Uno de los elementos fundamentales en el modelo de intervención que explica el libro es el vínculo afectivo entre el terapeuta y el individuo, es decir, el grado de cercanía que el profesional consiga obtener.

Vínculo afectivo

«El que los niños se puedan abrir con los profesionales es uno de los mayores logros de la terapia, porque sino se genera ese vínculo es imposible avanzar y el menor está totalmente perdido. Es muy importante el hecho de no juzgarlos, darles espacios para que puedan expresar lo que sienten». Por otro lado, ambas psicólogas destacaron el apoyo familiar como un factor determinante para que las víctimas de abuso sexual infantil se puedan liberar.

«Con nosotras están un rato, pero en el día a día están con la familia. En este tipo de situaciones es como si les hubiera caído una bomba encima y todo el núcleo se ve afectado. Por eso hay que ayudar a la reconstrucción de la familia, porque al final no dejan de ser también víctimas de lo que ha sucedido. Si la familia no está bien para poder ayudar a esta víctima, el niño no despega», aclararon. Respecto a la forma en la que estos abusos pueden dejar huella en los menores, Carmen Ruiz señaló que «cuando son muy pequeños no saben muy bien lo que les ocurre. La cuestión es que el cuerpo lo recuerda, tiene memoria un tiempo después».

Prevención

Ante el problema del abuso sexual a los menores, tanto Carmen Ruiz como Carolina Moñino apostaron por la prevención y una educación afectiva-sexual en las escuelas: «Las estadísticas indican que este problema es más grave de lo que pueda parecer. Tiene que existir un aprendizaje sexual desde los primeros cursos de formación, no tienen que esperar a 6º de Primaria, que empiecen ya en Infantil a trabajar la educación emocional y la prevención del abuso. También es muy importante las campañas de sensibilización por parte de las instituciones».

Por último, las psicólogas lanzaron un mensaje en relación a los largos procesos judiciales por los que tienen que atravesar las víctimas de abuso sexual infantil: «Cuando les llega la citación tienen que volver a recordar y hablar ante personas que no conocen sobre su historia cuando parecía que lo podrían haber superado. Los entornos judiciales suelen ser muy asépticos, pero tienen que empatizar con lo que sufren estas víctimas», concluyeron.

Compartir el artículo

stats