La conselleria de Medio Ambiente ha puesto en marcha la remodelación y ampliación de las estaciones de aforo para vigilar el caudal de los torrentes de Balears. El proyecto, que cuenta con una inversión de 1,2 millones, contempla la instalación de 21 nuevas estaciones, que unidas a las 20 existentes permitirá conocer a tiempo real el nivel de agua que transportan las torrenteras isleñas. El conseller de Medio Ambiente, Miquel Mir, ha explicado hoy que estas estaciones no servirán para prever riadas como la de Sant Llorenç, pero sí que permitirá poner en alerta cuando uno de los torrentes incrementa sus niveles de caudal.

El proyecto de mejora, automatización e implantación de nuevas estaciones de aforo prevé la mejora de las 21 estaciones ya existentes (situadas todas ellas en Mallorca) y la construcción de veinte nuevas estaciones (doce en Mallorca, seis en Menorca y dos en Eivissa). Además, se instalarán sondas automáticas y se implantará un sistema de recopilación telemática de datos. Se prevé también el suministro del software adecuado y la formación de los técnicos. Las 41 estaciones se han ubicado en los torrentes considerados más peligrosos, como es el caso del de ses Planes en Sant Llorenç que provocó la riada mortal de octubre de 2018.

Mir ha destacado también que el proyecto permitirá renovar y modernizar una red que lleva obsoleta casi una década. «En definitiva, nos permitirá mejorar la fiabilidad de los datos que aportan estas estaciones de aforo y permitir mejorar el conocimiento de los caudales infiltrados a los acuíferos». «Así, cumplimos las prescripciones del Plan Hidrológico de las Illes Balears», ha añadido.

El conseller de Medio Ambiente y Territorio ha visitado hoy la estación de aforo del torrente de Sa Riera, en el término municipal de Palma, junto a la directora general de Recursos Hídricos, Joana María Garau. Las actuaciones que se han realizado han consistido en condicionar los accesos y el lecho así como en reparar la solera existente. Se ha protegido el lecho del torrente “con un rompeolas engravado con hormigón y se ha reparado la estación sobre la cual se ha instalado un panel solar”, explicaron los técnicos de Medio Ambiente. Finalmente, se ha limpiado el pozo y se ha instalado una sonda sumergible de nivel que medirá y transmitirá los datos de caudal y crecida del torrente.