Un millar restauradores han desafiado la prohibición dictada por la Delegación del Gobierno en Baleares y se han concentrado esta mañana frente al Consolat de Mar para protestar contra el cierre de bares y restaurantes, una de las nuevas medidas aprobadas por el Govern para contener la alta incidencia del coronavirus en Mallorca.

Según informó Delegación del Gobierno en Baleares este lunes a los medios, la decisión de prohibir esta concentración se ha tomado en base al informe desfavorable emitido por la Dirección General de Salud Pública de las Islas.

La autoridad sanitaria argumentó que la celebración de esta reunión supone un "riesgo muy alto" ante la situación epidemiológica actual en Mallorca; así como en que se tiene en cuenta la tendencia ascendente de casos de coronavirus en el país y el nivel 4 de alerta sanitaria en la isla.

A pesar de la prohibición, centenares de personas se han concentrado frente a la sede del Govern para protestar contra la medida y se han vivido algunos momentos de tensión. Vigilados por una docena de policías nacionales, los manifestantes, empleados y empresarios de todo tipo de negocios hosteleros, han gritado consignas contra las medidas restrictivas de su actividad, que en su opinión son injustas y les abocan a la ruina.

Un millar de restauradores desafían la prohibición de protesta y cortan el paseo marítimo B. Ramon

Víctor Sánchez, propietario de un restaurante y promotor de la protesta prohibida por motivos sanitarios, ha argumentado que han ignorado la prohibición de la Delegación del Gobierno porque tienen el "derecho constitucional" a manifestarse pacíficamente.

Durante la concentración en el Consolat, un grupo de manifestantes ha comenzado a gritar a través de un megáfono que la presidenta estaba en el Parlament y han llamado a tomar el edificio. "Como en Estados Unidos", han coreado en masa.

Impresionantes imágenes de la protesta de los restauradores ante el Parlament y en las calles de Palma B. Ramon

A las 11:20 horas, aproximadamente, un grupo de manifestantes ha cortado el tráfico en el paseo marítimo, frente al Consolat. La Policía, que vigilaba discretamente la protesta para evitar situaciones de tensión, ha desviado la circulación.

Otro grupo de participantes en la concentración se ha dirigido hacia el Parlament al difundirse el rumor de que Francina Armengol se encontraba allí, aunque en realidad esta mañana la presidenta está en un acto en Santanyí, según la agenda oficial del Govern. El edificio estaba fuertemente custodiado por la Policía. Allí han encendido bengalas y tirado petardos a los policías que vigilaban la puerta para impedir que entrasen.

Un grupo de participantes en la concentración de los restauradores se manifiesta ente el Parlament al grito de "Libertad" B. Ramon / R. Sanz

Tras ello, se han dirigido a la plaza de Cort, donde la protesta ha continuado frente al ayuntamiento de Palma, donde se han lanzado huevos contra la fachada.

Después, se han dirigido a la plaza de España y han cortado las Avenidas. Tras ello, han recorrido esta arteria para dirigirse al Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB), situado en la plaza del Mercat. Posteriormente han recorrido el Born.

Alrededor de un centenar de personas de la concentración contra las medidas COVID-19 se han mantenido sobre la calzada en el cruce entre Avenidas y el Paseo Marítimo, en uno de los accesos a Palma por la Ma-19, provocando una larga cola de coches y autobuses frente al Palacio de Congresos.

Ante ellos se han situado en pie una veintena de agentes de Policía Nacional, equipados con casco y chalecos.

Sanción a los convocantes

Tratándose de una manifestación no autorizada, fuentes de Delegación de Gobierno han afirmado que sancionarán a los convocantes de la concentración y a los asistentes en caso de que haya desobediencia a la autoridad.

Te puede interesar:

Un millar de restauradores desafían la prohibición y protestan ante el Consolat por el cierre M. Chacártegui