Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Seis muertos más en 24 horas agravan la crisis sanitaria en la residencia intervenida de Sóller

El centro geriátrico Bell Entorn, que fue intervenido por el Govern este domingo, ya acumula ocho fallecimientos desde el inicio del brote

Imagen de archivo de la residencia Bell Entorn, de la que la portavoz del Govern dijo que estaba desbordada por los contagios.

Imagen de archivo de la residencia Bell Entorn, de la que la portavoz del Govern dijo que estaba desbordada por los contagios.

La residencia Bell Entorn de Sóller puede marcar un antes y un después en la gestión de estos centros de ancianos durante esta pandemia de coronavirus. Durante la tarde noche del pasado domingo, cuando se acababa de producir el anuncio oficial de que el centro iba a ser intervenido por el Govern “para contener” un ya elevado número de contagios, y la lo largo del día de ayer, lunes, se producían seis fallecimientos más, dos de ellos mientras se encontraban ingresados en el hospital de Son Espases, informaron fuentes de la conselleria de Salud.

Con estos nuevos fallecimientos, el centro residencial de Sóller ya acumula ocho muertes por coronavirus sumándoles a estas recientes las dos registradas durante este fin de semana, una el sábado y otra a primera hora del domingo. 

Otra muerte en Capdepera

Así, aunque el Servei de Salut informó ayer de una nueva muerte en las residencias de ancianos, que ya suman 125, en esta cifra aún no se habría contabilizado las seis nuevas registradas en las últimas horas en el establecimiento intervenido de Sóller. El fallecimiento notificado como el 125 en ese ámbito corresponde a la primera muerte registrada en el centro Seniors de Capdepera, diferenció el Servei de Salut.

La situación en la residencia sollerica era ayer la siguiente: un total de 85 usuarios se habrían visto afectados por el brote de coronavirus de los que 33 se encontrarían asintomáticos aislados del resto de sus compañeros en el propio establecimiento. Otros 46 residentes se encontraban hospitalizados a los que habría que añadir, para cuadrar las cuentas, las seis muertes registradas hasta el momento. Y otros 67 usuarios que habrían dado negativo en las pruebas PCR que se les han realizado estarían igualmente aislados en la residencia por temor a que “positivicen” en cribados posteriores, según informó Salud.

Por otro lado, la portavoz del Govern, Pilar Costa, justificó ayer que Salud y el Consell de Mallorca decidieran intervenir la residencia de ancianos Bell Entorn de Sóller porque estaba “desbordada”.   

Costa detalló que antes de la intervención, las administraciones ya estaban prestando ayuda o colaboración a la residencia “pero el apoyo externo no ha sido suficiente, se ha visto desbordada por el número elevado de positivos”.  Añadió que además la residencia necesitaba profesionales extra y apoyo logístico “para atender y aislar a los positivos, buena parte de ellos hospitalizados, y también a los asintomáticos que están en la residencia”

Costa explicó que un equipo de enfermeras han estado todo el fin de semana en la residencia “para poder organizar los procesos sanitarios relacionados con la covid-19 y para formar a los profesionales y asegurarse de que los usuarios atendidos están en buen estado”. 

Hacer mejor las cosas

“Para nosotros es muy mala noticia, desde el momento en que tenemos mayores que mueren o aumento de los positivos en residencias. Toda la autocrítica porque las cosas siempre se pueden hacer mejor”, admitió Costa, que abogó por “poner todos los medios para mejorar la situación en las residencias, conscientes de que son un colectivo muy vulnerable”. 

Precisamente, el grupo político Ciudadanos (Cs) en el Consell de Mallorca instó ayer al Institut Mallorquí de Afers Socials (IMAS) a pedir ayuda al Ejército para realizar labores de apoyo al personal sanitario de las residencias de personas de la tercera edad.

La portavoz de la formación naranja en la entidad mallorquina, Beatriz Camiña, aseguró que, pese a los esfuerzos que realiza el IMAS para evitar nuevos contagios en las residencias de personas mayores, el virus sigue generando trabas a la labor del personal.

Por ello, y tras conocerse diez casos positivos entre residentes y trabajadores del centro de La Bonanova, la portavoz reclamó al Consell de Mallorca que cuente con el Ejército, ya que podría dar apoyo logístico a esta problemática en las residencias.

Compartir el artículo

stats