Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell deja la puerta abierta a la "guerra de los supermercados"

Las cadenas españolas asentadas en la isla se enfrenan a la fuerte expansión impulsada por las firmas alemanas - La patronal Afedeco estudia solicitar restricciones para la apertura de nuevos comercios a partir de 2.000 metros cuadrados

Mallorca es un mercado muy atractivo para las cadenas de supermercados. B. Capó

El Consell de Mallorca ha dejado la puerta abierta a la "guerra de los supermercados" que se ha iniciado en Mallorca, y que tiene como protagonistas a las cadenas "vasca y valenciana", ya muy asentadas en la isla, frente a la notable expansión que están desarrollando las "alemanas", según se señala desde el sector. Las tensiones que ello puede generar están llevando a la patronal Afedeco a estudiar la posibilidad de proponer a esta institución insular una nueva modificación de su plan director de equipamientos comerciales, para que las restricciones que fijan en estos momentos para los comercios de más de 4.000 metros cuadrados pasen a quedar marcadas para los que superan los 2.000.

En la actualidad la mayor presencia en Mallorca por lo que a cadenas de alimentación se refiere corresponde a Eroski y Mercadona(los "vascos y valencianos" antes señalados), pero éstos se enfrentan ahora al impulso que están imprimiendo las marcas alemanas Lidl y Aldi con su política de apertura de nuevos centros y su estrategia de bajos precios con marcas blancas.

Desde el sector se señala que en muchos casos, la maniobra de las firmas alemanas pasa por abrir nuevos supermercados en las zonas en las que solo se ha posicionado una de las dos españolas, de forma que la 'lucha' se entabla con solo un competidor.

Estas operaciones son vistas desde diferente prisma dependiendo del representante del sector comercial consultado. Para unos, esa concentración de supermercados va a derivar en fuertes tensiones y en una bajada de los ingresos medios por local que puede terminar provocando el cierre de algunos de los establecimientos existentes.

Bajar hasta los 2.000 metros

Es por ello que el presidente de Afedeco, Rafael Ballester, reconoce que se está analizando la posibilidad de pedir que las restricciones que en el plan se prevén para los establecimientos de más de 4.000 metros cuadrados (como elaboración de informes sobre su impacto) se extiendan a los de más de 2.000. Este punto podría plantearse en la reunión que el Consell de Mallorca ha convocado para el próximo lunes con diferentes organizaciones empresariales para exponer el redactado definitivo que se ha dado al plan de equipamientos comerciales antes de su aprobación.

Para otros ese aumento de la competencia impulsada por las firmas alemanas lo que hace es favorecer una moderación en los precios que beneficia al consumidor, y en este sentido se afirma que la posibilidad de extender las citadas restricciones a los 2.000 metros cuadrados lo único que busca es beneficiar a las marcas que disponen de un mayor número de supermercados abiertos, reforzando su situación predominante en el mercado.

En cualquier caso, ninguna de las dos partes oculta los problemas que conllevaría endurecer las condiciones a partir de esos 2.000 metros, tanto para que Bruselas acepte una iniciativa como esa como por el aumento de la burocracia que supondría para la propia Administración autonómica.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats