20 de octubre de 2018
20.10.2018

Multitudinario funeral en Manacor para despedir a Joana Lliteras y su hijo Arthur

El tenista Rafa Nadal fue uno de los cientos de vecinos de la localidad que quisieron trasladar sus condolencias a la familia de la farmacéutica

20.10.2018 | 00:16
Multitudinario funeral en Manacor para despedir a Joana Lliteras y su hijo Arthur
Decenas de personas acudieron anoche a la Parroquia de la Mare de Déu dels Dolors de Manacor para asistir a la misa funeral por el pequeño Arthur Robinson y su madre Joana Lliteras, dos de los fallecidos el pasado día 9 de octubre en las inundaciones de la comarca de Llevant.

El templo se quedó pequeño para acoger amigos y vecinos que quisieron acompañar en el duelo a los familiares mallorquines y británicos de las dos víctimas mortales.

Entre los vecinos de Manacor que quisieron dar el pésame a la familia se encontraba el tenista Rafa Nadal, que durante las trágicas inundaciones se volcó con los afectados, primero ayudando a que Sant Llorenç recuperara la normalidad trabajando entre el barro de las calles y viviendas como un voluntario más. Y también ofreciendo las instalaciones de su academia de tenis para acoger a los damnificados por la riada.

El sepelio, que fue oficiado por el rector Antonio Amorós, empezó poco antes de las 20.00 horas y a el acudieron también las autoridades, como la presidenta del Govern, Francina Armengol; la delegada del Gobierno en Baleares, Rosario Sánchez; la consellera de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera; la alcaldesa de Manacor, Catalina Riera, así como otros concejales de las localidades de Manacor y Sant Llorenç.

Por parte de la familia de Joana Lliteras recibieron el pésame, David Robinson, marido de la fallecida, Sebastià Lliteras, Margalida Planas y Belis Lliteras, entre otros.

La historia de Joana Lliteras ha conmovido a los ciudadanos. La ya conocida como la madre coraje, farmacéutica de Manacor, de unos 40 años, iba en el coche junto a dos de sus hijos, de 5 y 6 años el día de la tragedia. En la rotonda de la salida de Sant Llorenç hacia Son Carrió, la riada empezó a arrastrar su turismo.

Lliteras llamó a su marido para explicarle lo que le estaba pasando. La llamada se cortó abruptamente. La mujer logró sacar a su hija menor, Úrsula, que fue rescatada por un ciclista alemán cuando flotaba en mitad de la riada. Joana y su hijo, Artur, acabaron desapareciendo junto a su Hyundai negro. El cadáver de la madre fue localizado en Son Carrió, cerca del cauce del torrente. Y el pequeño Arthur pasado miércoles por la mañana después de ocho días de búsqueda

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.