Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Juan Antonio Pedreño: "Hay nieblas, como el TTIP, pero las cooperativas son el modelo del futuro"

COCETA engloba todas las cooperativas españolas: unas 17.500 empresas con una facturación global de 40.000 millones de euros y unos 300.000...

Pedreño ha visitado esta semana el CIDE para celebrar su 50 aniversario. COCETA también celebra el suyo: 30 años .

- ¿Cómo han resistido las cooperativas a la crisis?

- Las cifras son esclarecedoras: han destruido casi 12 puntos menos de empleos que las empresas tradicionales. Mientras éstas destruían en torno a un 18% de puestos; las cooperativas, alrededor del 7%. Con una distinción: el trabajador-socio participa del proyecto y ha preferido apretarse el cinturón y reducirse el sueldo en vez de destruir empleos.

- Durante la crisis cayó Fagor. ¿Fue un golpe muy duro para el cooperativismo y sus valores?

- Sí. El mercado atacó duramente a Fagor, uno de los emblemas del cooperativismo en España. La primera cooperativa importante y embrión del grupo Mondragón, que cerró tras una época difícil. Tenía alrededor de 1.900 socios trabajando y en este momento solo hay cien personas a las que aún no se les ha podido encontrar una solución: entre recolocaciones en otras empresas de Mondragón y prejubilaciones unas 1.800 personas han encontrado una solución. El compromiso de Mondragón por encontrar salidas a estas personas jamás se ha manifestado en ningún otro modelo empresarial de ninguna otra forma jurídica. Y tenemos ejemplos de entidades financieras que han despedido a miles de personas o empresas grandes que han cerrado dejando a centenares de personas en la calle sin preocuparse por ellas. Mondragón no ha hecho eso. Se ha preocupado por su futuro.

- ¿Ahí están los valores del cooperativismo?

- Es un compromiso con los valores de solidaridad, búsqueda de la mejora del bien común y preocupación por la persona, eso es lo que de alguna manera define la empresa cooperativa.

- ¿El modelo cooperativo es aplicable a cualquier negocio?

- Sí, con matices ¿Para una empresa de venta de armas? No. Vale para negocios éticos, que están en el mercado, compatibles con los valores y modelos de un modelo que se presupone ético, que apuesta por la igualdad, la democracia y con una responsabilidad social determinada. Salvando esto, en todas las empresas se puede aplicar. En el sector servicios, el 50% del cooperativismo en España, hay desde tanatorios a escuelas infantiles, inmobiliarias...

- ¿En qué nivel de desarrollo está el cooperativismo español respecto a otros países?

- Hay diferencias. COCETA es la organización representativa del cooperativismo más importante a nivel del mundo y tiene este año la presidencia de la Confederación de la Economía Social, que representa a 45.000 empresas y dos millones y medio de trabajadores; la presidencia mundial del trabajo asociado y la de toda la economía social europa. Ninguna otra organización tiene esta imagen institucional. Si vamos a los números, hay diferencias. En la mitad de Europa hacia abajo, en Francia, España, Italia, Turquía... hablamos de un cooperativismo intensivo en la creación de trabajo. España (con 18.000) está manteniendo una posición de liderazgo junto a Francia (que tiene 1.800: menos que en España, pero más grandes). En el norte el cooperativismo es más rico en socios, pero no aportan su trabajo sino sus productos: cooperativas de consumo, del sector agrolimentairo...

- La toma de decisiones se hace de forma compartida, ¿no genera eso problemas de operatividad, al ralentizar el proceso?

- Ha mejorado mucho. Según cómo es verdad que puede ser lento e ineficiente pero ahora hay unos reglamentos de régimen interno y se funciona por criterios empresariales. Hay un director, un presidente con competencias... Una empresa con 300 trabajadores no puede convocar una asamblea para tomar cualquier decisión. Hay una estructura que es la que en el día a día decide. Los trabajadores-socios tienen dos gorras: una de trabajador, durante tu horario de trabajo, y otra de socio, la del corazón, cuando nos reunimos en los órganos sociales.

- ¿Los valores cooperativistas marcan los modelos pedagógicos de las cooperativas de enseñanza?

-Los socios docentes de las cooperativas de enseñanza quieren ser lo más profesional posible para sus alumnos, y a la vez aprender a ser empresarios. Es una doble misión que enriquece y genera más compromiso en los centros y complicidad entre los profesores, lo que permite hacer proyectos educativos estables y duraderos. El CIDE es un ejemplo para toda España. Yo soy socio de una cooperativa de enseñanza desde hace más de 30 años y todos asumismos un compromiso: si somos capaces de hacer que un alumno entienda qué supone que su colegio sea una cooperativa ya habremos ganado mucho. Que sepan que lo somos por nuestros valores, actos solidarios, manera de enseñar... El futuro del cooperativimo depende mucho de las cooperativas de enseñanza, se enseña desde abajo.

- Acuerdos comerciales como el CETA o el TTIP parece que beneficiarán a las grandes multinacionales, ¿cómo ve COCETA estos movimientos?

-Lo vemos con preocupación -por lo que se escucha, porque no tenemos muchas certezas- ya que parece que la empresas pequeñas no tendrán muchas facilidades. Y porque queremos saber más. Pero por otro lado, trabajamos con el apoyo de un dictamen aprobado hace un año por los 28 estados miembro para ir hacia las empresas de las personas. Abrimos una ventana, la de la preocupación de Europa por la economía social. También se va a poner en marcha un pilar de derechos sociales en Europa, basado en empresas con valores. “El mundo camina hacia la cooperación”, dijo Josep Stiglitz, “no hacia otro modelo de empresa”. Hay nieblas, pero el cooperativismo es el modelo del futuro.

Compartir el artículo

stats