Seguridad Social

Así quedarían las pensiones en 2024

El INE publica el dato definitivo del IPC de noviembre, que rebaja dos décimas el primer cálculo del Gobierno para revalorizar las pensiones

Jubilados: así pueden incrementar los ingresos de su pensión utilizando su vivienda.

Jubilados: así pueden incrementar los ingresos de su pensión utilizando su vivienda.

Gabriel Ubieto

El Gobierno ha confirmado, en el último Consejo de Ministros del año, la revalorización de las pensiones conforme al IPC. El Instituto Nacional de Estadística (INE) ya publicó el dato del IPC definitivo de noviembre, que sirve de referencia para la revalorización de las pensiones en 2024. Finalmente las prestaciones contributivas subirán un 3,8% a partir del 1 de enero del año que viene y los pensionistas ingresarán ya en la nómina del primer mes del año su prestación con las tablas actualizadas.

El aumento para las pensiones contributivas, las más frecuentes entre el colectivo de pensionistas y que actualmente perciben cerca de 10 millones de personas, subirán según la evolución media del IPC durante 2023 y mantedrán así su poder adquisitivo.

En 2024 será el tercer año en el que rige la nueva fórmula que el antiguo ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, pactó con patronal y sindicatos para revalorizar automáticamente las prestaciones contributivas cada año. Esta es el resultante de calcular la media de la inflación entre diciembre del año anterior y noviembre del presente. Lo que ha acabado resultando para el próximo ejercicio ese 3,8%.

Es decir, si la pensión media contributiva es actualmente de 1.197,9 euros (según la nómina pagada en noviembre), a partir de enero subirá a 1.243,3 euros, unos 45 euros de incremento medio. También subirán en la misma proporción todas las pensiones contributivas de viudedad, incapacidad temporal u orfandad. La pensión máxima, por su parte, subirá en la misma proporción hasta los 3.175 euros brutos al mes, 116 euros más que en 2023.

En España el mayor número de pensiones contributivas que abona la Seguridad Social son pensiones de jubilación, concretamente, unas 6,4 millones de prestaciones. Le siguen las pensiones de viuedad, unas 2,3 millones, las de incapacidad permanente (0,9 millones) y las de orfandad (0,3 millones).

A la espera de las pensiones mínimas

Actualmente la cuantía mínima de la pensión mínima no contributiva es de 565,37 euros al mes (o 6.784,44 euros al año) y el Gobierno prevé un incremento más intenso para estas prestaciones, que son las que cobran las personas más vulnerables, de mayor intensidad que el resto. En España hay alrededor de medio millón de personas perciben algún tipo de pensión no contributiva -ya fuere mínima o por invalidez-.

La Seguridad Social ha estimado en sus proyecciones un incremento de entorno el 6,8% para el año que viene, si bien este es un cálculo preliminar que deberá ser confirmado en las próximas semanas. De hecho, dado que finalmente la inflación general ha subido menos de lo previsto por el Gobierno a medidados de año, es posible que finalmente las pensiones no contributivas aumenten por debajo de ese 6,8%.

La cuantía del Ingreso Mínimo Vital (IMV), una renta mínima estatal que perciben casi dos millones de personas, según los datos de Seguridad Social, también está pendiente de la decisión definitiva del Gobierno para revalorizarse de cara al año que viene. La cuantía actual oscila entre los 565,37 euros y los 1.243,83 euros, dependiendo del número de personas en la unidad de convivencia.

Desaparecen las 'paguillas'

El nuevo sistema de cálculo de las pensiones elimina fórmulas que rigieron en el pasado, como es el caso de las 'paguillas' para compensar la diferencia entre el IPC definitivo y el incremento aprobado por el Gobierno a principios de año. Ya en 2023 no hubo ese ingreso, que sí fue habitual décadas atrás, y este año y en los venideros tampoco. A partir de ahora las tradicionales 'paguillas' desaparecen de las nóminas de las pensiones.