PROYECTO

ArcelorMittal reserva 400 millones para poner en marcha este año proyectos de descarbonización como el de Asturias

La empresa ganó 8.667 millones en 2022 pese al ajuste que paró un horno alto en Gijón | Los sindicatos piden actualizar los salarios y el fin del ERTE

Interior de la acería de Avilés de ArcelorMittal.

Interior de la acería de Avilés de ArcelorMittal.

Pablo Castaño

Las inversiones de ArcelorMittal se incrementarán este año y pasarán de los 3.500 millones de dólares de 2022 a entre 4.500 y 5.000 millones. Dentro las inversiones para 2023, se incluyen 400 millones para poner en marcha planes de descarbonización como el previsto para Gijón, que incluye la sustitución de un horno alto por una planta de reducción directa de mineral de hierro mediante hidrógeno verde y un horno híbrido de arco eléctrico alimentado con energías renovables.

El proyecto de Asturias supondrá una inversión de más de 1.000 millones de euros para la que se prevén ayudas públicas de más del 50%. Además de en Asturias, ArcelorMittal prevé poner en marcha inversiones para producir acero verde en Alemania, Francia, Bélgica y Canadá. Fuentes de la multinacional siderúrgica señalaron ayer que esos planes son a desarrollar durante cinco años y que la planificación presupuestaria –y el reparto de los 400 millones para 2023– dependerá de cómo progresen esos proyectos. De momento, el de Asturias está pendiente de que la Comisión Europea dé en visto bueno a las ayudas públicas. El sindicato UGT-FICA reclamó ayer que el comité de inversiones de la multinacional siderúrgica ratifique y apruebe el plan de descarbonización para la planta de Gijón. En su presentación de resultados, la cúpula de ArcelorMittal destacó que la empresa "avanza en proyectos clave de descarbonización en Europa", entre los que incluyó el de Asturias.

ArcelorMittal prevé para este año un repunte del mercado global del acero que deja atrás los ajustes de producción aplicados en los últimos meses, que en Asturias supusieron el cierre durante más de cuatro meses de uno de los dos hornos altos de Gijón.

Los beneficios del gigante siderúrgico cayeron un 38% durante 2022 por la contracción del mercado del acero, sobre todo en los últimos meses del año, cuando la multinacional decidió parar algunas de sus principales instalaciones de producción. En el último trimestre, la caída del beneficio fue del 93%. No obstante, la compañía ganó en 2022 un total de 8.667 millones de euros, una de las cifras más altas de su historia. Las ventas sumaron 74.398 millones de euros, el 4,3% más por el incremento de precios, pero el resultado bruto de explotación (Ebitda) retrocedió el 27%, hasta 13.195 millones de euros.

"A pesar de las dificultades que surgieron a medida que avanzaba el año, nuestros resultados del ejercicio demuestran las ventajas que ofrecen nuestra reforzada cartera de activos y las mejoras que hemos introducido en nuestra estructura de costes. Esto, junto con las medidas de mitigación que adoptamos en el segundo semestre para adaptar los niveles de producción y optimizar el consumo de energía, ha reforzado la resiliencia de nuestra empresa", señaló Aditya Mittal, CEO de ArcelorMittal.

La producción de acero se redujo en 2022 en más de 10 millones de toneladas (al pasar de 69,1 a 59 millones en 2022) y casi la mitad del recorte correspondió a las plantas de Europa (al pasar de 36,7 a 31,9 millones de toneladas). Cayó la producción, pero también la deuda neta, que al cierre del ejercicio era de 2.045 millones de euros, su nivel mínimo histórico.

"Nuestra continuada generación de un flujo positivo de tesorería y la solidez de nuestro balance financiero nos han permitido impulsar el crecimiento y el desarrollo de la empresa", destacó Aditya Mittal, que se mostró optimista sobre la evolución del mercado del acero para 2023. "De cara al futuro, los datos sugieren que el movimiento de reducción de stocks por parte de los clientes, que se produjo en el segundo semestre de 2022, ha tocado techo, lo que contribuirá a impulsar el consumo acero y los márgenes de los productos siderúrgicos. Aunque persiste una elevada incertidumbre geopolítica, tenemos confianza en la fortaleza y resiliencia de ArcelorMittal y en nuestra capacidad para llevar a cabo con éxito nuestra estrategia de crecimiento, descarbonización y rentabilidad sostenible en todas las fases del ciclo", apuntó el CEO de ArcelorMittal.

Tras conocer los resultados de 2022, UGT-FICA y CC OO solicitaron este jueves a la dirección en España que convoque la mesa negociadora del VIII Acuerdo Marco para acordar unos salarios que garanticen el poder adquisitivo de los empleados. El secretario general de CC OO en ArcelorMittal, José Manuel Castro, apuntó que los trabajadores llevan catorce meses con el salario congelado y, de no avenirse la empresa a una revisión, no descarta movilizaciones. Por su parte UGT-FICA valoró positivamente el aumento de la actividad en Asturias tras iniciarse esta semana el arranque del horno alto "A" de Gijón, entendiendo que este incremento de la producción imposibilita la renovación del actual ERTE (vigente hasta el 31 de marzo).