Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crecimiento

¿Qué esconde el dato del PIB sobre la salud de la economía española?

La inflación está ahogando el crecimiento de consumo, inversión, exportaciones, empleo y salarios

Salida de un crucero delante del muelle de contenedores del Puerto de Barcelona. Álvaro Monge

Los datos sobre crecimiento económico publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran hasta qué punto la inflación está ahogando la actividad productiva española y frenando la creación de empleo. Según el dato de Contabilidad Nacional avanzado por el INE la economía española creció el 0,2% en el tercer trimestre del año respecto al segundo (frente a la anterior tasa trimestral del 1,5%), de modo que, si se compara con el mismo periodo del año anterior el PIB, pasó a crecer el 3,8%, muy por debajo del dato previo del 6,8%. Todo ello en un contexto en el que la inflación media en los nueve primeros meses del año rozó el 9%. La 'buena noticia' es que la inflación se ha vuelto a desacelerar en octubre por tercer mes consecutivo (hasta el 7,3%). La 'mala noticia' es que el Banco Central Europeo ha vuelto a subir los tipos de interés esta semana, hasta el 2%, y sostiene que seguirá haciéndolo hasta conducir la inflación de la zona euro a la zona del 2%. Estas son algunas de las claves de la última estadística de Contabilidad Nacional que explican por qué se está desacelerando el crecimiento.

¿Han dejado de gastar las familias?

En absoluto. Los datos de la Contabilidad Nacional del tercer trimestre muestran que los hogares gastaron en el tercer trimestre nada menos que el 10,1% más que en igual periodo del año anterior. En unas circunstancias normales tal crecimiento del consumo privado bastaría para disparar el crecimiento económico. Pero lo cierto es que, si se descuenta el efecto de la inflación, el crecimiento del consumo privado en terminos reales fue de tan solo el 1,5%, según los datos publicados por el INE. La diferencia entre una tasa (10,1%) y otra (1,5%) se debe a la subida de los precios. En definitiva, los hogares gastaron el 10,1% pero solo consumieron el 1,5% más, de modo que su gasto apenas tiró del crecimiento económico.

¿Han dejado de invertir las empresas?

Tampoco. Aquí sucede algo similar que con el consumo privado. Lo destinado por las empresas a invertir creció el 9,4% en el tercer trimestre respecto al mismo periodo del año anterior. Pero si se descuenta el efecto de la subida de los precios, la inversión solo creció el 2,9%, en un perfil claramente desacelerado.

¿Se exporta ahora menos?

De nuevo la respuesta a esta pregunta está en la inflación. Las empresas españolas exportaron al exterior en el tercer trimestre nada menos que el 35% más que en el igual periodo del año anterior. Pero en términos, reales, descontando el efecto de la inflación, las exportaciones crecieron mucho menos: el 18%. Sigue siendo una tasa de crecimiento muy importante, que mantiene en niveles récord las ventas al exterior de las empresas española. Pero el 18% es una tasa menor que la del trimestre anterior (23,1%) y el empeoramiento del contexto internacional, con previsiones de recesión en dos de los principales mercados españoles (Alemania e Italia) no llaman al optimismo.

¿Qué pasa con el empleo, los beneficios y los salarios? 

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados este jueves y los de la Contabilidad Nacional de este viernes muestran que la economía española sigue creando empleo, aunque a menor ritmo. En concreto, la creación de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo creció en el tercer trimestre a un importante ritmo del 2,9% (lo que supone un incremento de 540.000 empleos en un año), pero en el segundo trimestre lo hacía a una tasa muy superior, del 5,2%. Si se mide el número de horas trabajadas la desaceleración queda matizada: estas crecieron el 3,3% en el tercer trimestre, una tasa similar a la del segundo. Hay más datos que se pueden extraer de la estadística de Contabilidad Nacional: los beneficios de las empresas en el tercer trimestre crecieron el 11,1% respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que la masa salarial avanzó el 4,8%. Este avance de la masa salarial es consecuencia sobre todo de que hay más puestos de trabajo (el 3% más) ya que la remuneración media por asalariado solo sube el 1,7% respecto al mismo periodo del año anterior. En conjunto el coste laboral unitario (que tiene en cuenta otros elementos, como las cotizaciones sociales) creció el 0,8% en el tercer trimestre, muy por debajo de la subida general de precios de la producción (el deflactor del PIB fue del 3,7% en el tercer trimestre), tal como destaca el INE en su nota de prensa.

¿Va la economía española a una recesión?

El débil crecimiento del 0,2% del tercer trimestre es compatible, según el Gobierno, con una tasa igual o superior a la prevista por el Ejecutivo para el conjunto del año, del 4,4%. También es compatible, sin embargo, con el escenario anticipado por la Autoridad Fiscal (Airef), que prevé que el producto interior bruto (PIB) podría caer en el cuarto trimestre de 2022 y el primero de 2023 incurriendo, así en lo que se conoce como "recesión técnica" (dos trimestres consecutivos con tasas de variación negativas). Sin embargo, la propia Airef tiene como escenario central un crecimiento de la economía española del 1,5% en 2023, con un avance del empleo del 0,3% que, aunque débil, no permite hablar de recesión, según explican en el propio organismo independiente. Este escenario central, sin embargo, se puede complicar si empeora la economía de la zona euro. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, admitió este jueves que hay un "riesgo creciente de recesión" en la zona euro y de que el paro aumente desde el mínimo histórico del 6,6% de agosto. En sus previsiones de septiembre, el BCE auguró que la zona euro crecería un 0,9% el año que viene en el escenario entonces estimado como más probable, aunque en el adverso calculó una caída del PIB del 0,9%. La alta funcionaria francesa reconoce ahora que la situación es ahora peor aunque todavía no tan mala como la que provocaría la recesión del -0,9%.

Compartir el artículo

stats