El triunfo de la selección española en el Mundial de Australia y Nueva Zelanda ha puesto fin a la retórica de futuro desde la que se ha impulsado el fútbol femenino. El deporte practicado por mujeres es una realidad que atrae inversores y atención, un cambio generacional promovido por las propias protagonistas, quienes desde las distintas selecciones han reclamado cambios de calado. Más de 7,38 millones de espectadores vieron en algún momento la final y más de 30.000 personas participaron en la celebración de las campeonas por las calles de Madrid. El enganche es claro.

Ahora llega el mayor reto. Superior al desafío de tumbar a Inglaterra, vigente campeona de Europa. El día después que determinará cuál es el impacto real y diario que ha tenido la primera estrella del equipo español. La transformación es imparable, pero el siguiente desafío del fútbol femenino es la sostenibilidad financiera. Muchas de las 23 protagonistas se incorporarán, casi sin descanso, a sus equipos para el inicio de la Liga F, que inicia la temporada 2023/2024 el viernes, 8 de septiembre, con el Sevilla - Granadilla de Tenerife.

Un salario mínimo de 16.500 euros

El curso arrancará con varias importantes asignaturas sobre la mesa. "El fútbol femenino español se enfrenta a grandes retos de manera muy inmediata, la negociación del convenio colectivo que las protege a todas ellas como profesionales está en un punto de 'no avance', es necesario que el convenio mejore y llegue a la altura de las profesionales que hay a día de hoy en nuestra liga", analiza para este diario Sara Rojas, directora de WOT, agencia de marketing, comunicación y representación de deportistas femeninas.

La temporada 2022/2023 fue la primera de la Liga F y sentó las bases de la profesionalización. Sin embargo, el nuevo convenio colectivo, imprescindible para la salud de la competición y del fútbol femenino, sigue en punto muerto. El acuerdo vigente tiene cuatro años y fija un salario mínimo de 16.000 euros, un 80% menos que lo establecido en el último marco masculino.

En mayo, los cinco sindicatos de la mesa negociadora -FUTPRO, AFE, Futbolistas ON, CCOO y UGT- denunciaron la situación. "La propuesta de la Liga F consiste en aumentar el salario a 16.500 euros para la temporada 2022/2023, 17.500 euros para la 2023/2024 y 19.000 para la 2024/2025. Una subida de 500 euros para la presente temporada que rebaja el poder adquisitivo de las futbolistas que vienen cobrando 16.000 euros desde el 2019", reivindicaban.

Las jugadoras del Real Madrid protestan contra la Liga F durante un partido de la pasada temporada. Real Madrid

Patrocinadores exclusivos del fútbol femenino

Desde la Liga F se afirmó que la propuesta de salario mínimo planteada por los sindicatos "supondría un importe global de más de 70 millones para los próximos cinco años", por lo que, "esto supondría destinar la práctica totalidad de los ingresos comerciales y audiovisuales previstos y esto, en el supuesto irreal de que todas las futbolistas cobren únicamente el salario mínimo". Desencallar este conflicto es fundamental para crear un ecosistema sostenible.

DAZN pagó 35 millones por los derechos de cinco temporadas de la Liga F. La plataforma británica tiene un propósito de marca para convertirse en "el hogar del fútbol femenino". Dentro de este posicionamiento, acaba de comprar la plataforma Ata Football, que retransmite los partidos de la Division 1 Féminine de Francia y la Serie A de Italia en mercados como el estadounidense o el británico. Como sucede con el fútbol masculino, la adjudicación de los derechos de televisión es fundamental.

La desigualdad todavía es la nota dominante del fútbol español. Por un lado, el Barça, y por otro, el resto de equipos. Incluso el Real Madrid, que ha dado un salto adelante evidente en los últimos tiempos. Pero en cifra de negocio, el volumen de la sección azulgrana es muy superior al del resto. Lo es gracias a la inversión sostenida en el tiempo. Aquí entra en juego el equilibrio entre gasto, retorno y expansión del modelo de negocio.

"El fútbol femenino, interesa y mucho, es algo que se ha visto en las últimas temporadas, tanto en afluencia a los estadios como en cuota de pantalla. Se necesita que las instituciones influentes en la industria del fútbol en nuestro país, pongan facilidades al público para tener de una manera más accesible ver partidos de la liga regular para así aumentar la visibilidad de nuestra competición", reivindica Rojas, de WOT, que representa a Claudia Zornoza y Rocío Gálvez, campeonas del mundo.

"Las futbolistas son grandes embajadoras"

Las cifras del Mundial no dejan lugar a dudas sobre el 'engagement' alcanzado por el fútbol femenino, incluso en un contexto horario desfavorable, como el que proponía Australia y Nueva Zelanda. De ello se han visto beneficiados la quincena de patrocinadores de la selección femenina, así como la treintena de socios oficiales de la FIFA. Algunos de ellos, como Xero y Visa, espónsores exclusivos del evento. Conseguir apoyos independientes y sólidos es un desafío preferente.

Cabe recordar que otra de las crisis de la Liga F en su primer y difícil año de vida fue con Finetwork, patrocinador principal de la competición. La 'teleco' alicantina, que también ha tenido un vínculo con la RFEF, aseguró que solo había firmado un "acuerdo de intenciones" que terminó el 30 de noviembre de 2022. Aunque la Liga F defendió un pacto "vinculante en vigor" por tres temporadas, las menciones a la compañía han desaparecido de la web oficial de la competición. Lo mismo ha sucedido con las acciones promocionadas desde las redes sociales de Finetwork que tenían que ver con la Liga F.

Sin embargo, los organizadores del torneo profesional femenina muestran tranquilidad merced al acuerdo por el cual LaLiga se convirtió en agente comercial exclusivo para captar nuevos patrocinadores a cambio de 42 millones en cinco años. A nivel federativo, Iberdrola es el principal socio comercial. Algunos equipos están lejos de tener estructuras en las que las futbolistas se dedican en exclusiva a su trabajo. Mientras que el FC Barcelona posee un presupuesto que ronda los 12 millones y se sitúa en el punto de equilibrio, según datos de '2PlayBook', la mayoría de los conjuntos tiene cifras de negocio que oscilan desde los 850.000 a los 1,5 millones de euros.

'Goles por la igualdad', una acción promocional que la Liga F llevó a cabo con Finetwork. Kiko Huesca / EFE

Objetivo para España: Mundial 2031

"Sin duda, creo que uno de los puntos más importantes, es la gran visibilidad que se ha logrado, muchas personas, y por lo tanto marcas, han puesto su foco en esta industria y en las jugadoras. Las futbolistas son grandes embajadoras y prescriptoras, sus datos y el retorno que aportan a las marcas es único. Durante los últimos años ya muchas marcas han apostado por ellas y esperamos que a partir de este hito mucho más", vaticina Sara Rojas, directora de WOT.

Según datos de Stock Consulting, los acuerdos de patrocinio en la Liga F aumentaron un 11,3% la pasada temporada frente a la anterior, con 168 contratos suscritos y 141 marcas involucradas. De acuerdo con la Encuesta de Hábitos Deportivos, elaborada por el Consejo Superior de Deportes, en 2022 un 14,4% de la población española consumió fútbol femenino por medios audiovisuales. Un porcentaje que se multiplicará si se tiene en cuenta que la final del Mundial alcanzó un 70% de cuota de pantalla.

"En los últimos años se han dado pasos de gigante en la industria del fútbol femenino, pero hay que seguir trabajando para que esto no pare, para que así los éxitos de nuestro deporte sigan", sentencia Rojas, directora de WOT. En este contexto de crecimiento continuo, España tiene la oportunidad de jugar un papel capital, tanto en la consolidación de los triunfos en el campo, como en la organización de eventos, tal que el Mundial 2031, deseo proclamado por Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda en funciones del Gobierno. Aunque voces del deporte femenino reclaman que este efecto tractor afecte a todas las disciplinas, como el baloncesto o el atletismo, por citar dos ejemplos recientes de éxito.

Las jugadoras del FC Barcelona celebraron el pasado título de Liga con la sección masculina. Quique García / EFE