El nadador mallorquín Hugo González de Oliveira se ha clasificado para la final de los 200 metros estilos del Mundial de Fukuoka con un crono de 1:56.58, el cuarto mejor tiempo de todos los participantes, a solo 24 centésimas del francés Leon Marchand (1:56.34), y además logra el pasaporte para los Juegos Olímpicos de París.

González aseguró que "la plata y el bronce" en la final estará "bastante luchada", en una carrera que augura "muy rápida". "He estado mejor que esta mañana, mejor que en los 100 espalda. A ver si puedo mantener las mismas sensaciones mañana para afrontar los tres últimos días de competición", indicó. El mallorquín admitió que estaba contento con la marca 1:56.58, 27 centésimas por encima del récord de España. "El trabajo ha salido, este es un deporte que se marca con el tiempo y a veces no se ve todo el trabajo que hay detrás, ni el mío ni el de mis compañeros", insistió.

González, de 24 años, ganó la primera semifinal donde fue cuarto al paso de los primeros 50 metros y ya se puso en cabeza a partir del hectómetro siendo el único nadador de la serie que bajó del 1:57. Se puso en cabeza en la espalda, su especialidad, y aguantó en la braza y en el crol para acabar por encima del ídolo local, el japonés Darya Seto.

En la segunda semifinal, el francés Leon Marchand, que en Fukuoka ha ganado los 400 metros estilos, jubilando el récord mundial de Michael Phelps que databa desde 2008, fue el más rápido con 1:56.34.

El británico Duncan Scott fue segundo con 1:56.50 y el estadounidense Duncan Scott, tercero con 1:56.50 respecto a la marca del nadador español.

Los otros finalistas: los japoneses Ogata y Seto, el inglés Dean y el otro estadounidense Casas, nadaron por encima de 1.57.

La final, que se disputará mañana, es la primera que nadará Hugo González en un Mundial en una distancia de 200 metros libres donde fue campeón de Europa en 2021.

El nadador mallorquín que estrena en Estados Unidos, tiene el récord de España en 1:56.31.

El puesto de finalista le garantiza su pasaporte para los Juegos Olímpicos de París. Es la primera final para Hugo y la primera individual para la natación española en el Mundial de Fukuoka.