Los dos mejores clasificados en la fase regular, Manacor (segundo) y Poblense (tercero), jugarán el próximo domingo la final balear por la segunda plaza de ascenso a Segunda RFEF. El ganador se enfrentará a un equipo de la Península. El Manacor venció sin muchas complicaciones al Llosetense. El Poblense empató con el Platges de Calvià y aprovechó su condición de mejor clasificado para pasar a la final.

Ficha técnica

Poblense: Juanca, Borràs, Amer, Cape (Payeras, m.95), Mateu Ferrer (Vidal, m.77), Miquel Jaume, Javi Moreno, Alorda (Pablo González, m.106), Horrach (Álvarez, m.77), Toni Peñafort (Cerdà, m.116) y Salvà.

Platges de Calvià: Tolo Barceló, Blai, Sergio Sevilla (Lozano, m.74), Marc Orell (Sarmiento, m.74), Fernández (Gutiérrez, m.93), Ramón Bigas (Pajuelo, m.55), Javi Ramos, Bauzà (Hugo, m.55), Esteve y Dosil.

Goles: 1-0, min.103: Toni Peñafort. 1-1, min. 111: Hugo Trinidad (penalti)

Árbitro: Pujol Salazar. T. Amarillas: Para Moreno, Ferrer, Juanca, Peñafort, Álvarez, Borràs y Payeras del Poblense. Para Fernández, Bigas, Pajuelo, Blai, Hugo, Lozano y Gutiérrez del Platges de Calvià.

Poblense y Platges de Calvià firmaron un gran partido en Son Bibiloni que estuvo muy igualado durante los 90 minutos reglamentarios y el tiempo de la prórroga. De hecho, no fue hasta la prórroga que se movió el marcador. En el minuto 103 el pichichi del Poblense en la fase regular (15 goles), Toni Peñafort, batió la porteria de Tolo Barceló tras rematar un centro. En la segunda parte de la prórroga, el también pichichi del Platges en la fase regular (13 goles), Hugo Trinidad, batió desde los 11 metros al veterano portero del Poblense, Juanca Sánchez. El penalti fue provocado por el defensa blaugrana Miquel Borràs tras estirar demasiado el brazo en un salto. 

La igualdad fue la tónica dominante durante todo el partido con un Poblense que llegó en un par de ocasiones de forma clara a la portería del Platges pero que su portero Tolo Barceló supo frenar con grandes paradas.

El Poblense de Pep Barceló partía con la ventaja que, por su condición de mejor clasificado en la fase regular, un empate le bastaba. El Platges de Calvià de Carlos Martínez, en cambio, sabía que solo la victoria los clasificaba para la final. Los naranjas se despiden con la cabeza alta del Play-Off.