Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto - LEB ORO

El Granada deja sin opciones al Palmer Palma (77-87)

Los mallorquines, con las bajas de Figueras, Kanyinda, Van Beck y Marinov, pagan su nefasto primer cuarto ante el líder

Brown bota el balón durante el partido de ayer en el Palau d’Esports de Son Moix. PALMER PALMA

El partido de ayer tenía que servir para calibrar el poder de reacción del Palmer Alma Mediterránea Palma. Su situación crítica se vio aliviada el fin de semana pasado al conseguir vencer en Melilla; pero para poder hablar de verdadera recuperación, el equipo mallorquín necesita más victorias. La permanencia pasa por sumar, pero anoche el Granada ejerció de líder y cercenó la ilusión y la ambición de un grupo que lo intentó, pero que volvió a la triste realidad de la derrota (77-87).

Se sabía que el equipo no podía contar ni con Kanyinda ni con Figueras y minutos antes del encuentro el club comunicó que Van Beck también era baja por cuestiones burocráticas. Tampoco jugó Marinov. Y al acabar el tercer período Brown, el mejor del ‘match’ y después de haber conseguido 27 puntos, fue sancionado con una descalificante y tuvo que marchar hacia el vestuario. Demasiados hándicaps e importantes ausencias ante un Granada que vino a la isla con la clara intención de continuar comandando la clasificación. Se sintió superior y jugó como tal, sin necesidad de apretar el acelerador para hacerse con el partido.

Las primeras posesiones del encuentro no presagiaban lo que poco después iba a suceder. Los dos equipos se entraron fríos y desacertados y el inicial 0-0 se mantuvo durante algunos minutos. Segundos más tarde los dos contendientes brindaron al público un festival de triples. En estos diez primeros minutos los mallorquines acertaron 3 y los granadinos, 8. De hecho, las primeras seis anotaciones se consiguieron desde la línea de 6,75. Muy pronto el Covirán consiguió marcharse en el marcador y Álex Pérez, después de un 0-11 de parcial, tuvo que parar el partido a falta de 4 minutos pidiendo tiempo muerto. Granada aprovechaba su fondo de armario para comandar en el partido. Buenos minutos de Brown y de Pavelka que no pudieron impedir que los nazaríes adquirieran una ventaja de +12 al finalizar el primer tramo (14-26).

En el segundo capítulo del enfrentamiento el cuadro andaluz también se mostró superior y saltaron las alarmas cuando en el minuto 16 de partido los de Pablo Pin conseguían la máxima diferencia de la que disfrutaron en los cuarenta minutos, 22-42. Siguieron dos minutos sin anotar con un cúmulo de despropósitos que rompió Peñarroya con el único triple de su equipo en este cuarto.

Curiosamente el número elevado de triples se redujo y solo se consiguieron dos, uno por parte de cada equipo. Se llegó al descanso con un claro 27-45. Una primera parte en la que destacaron en las filas locales Brown, autor de 10 puntos y Pavelka, que intimidó en defensa y amenazó en el rebote ofensivo (6 rechaces conseguidos, 4 de ellos en ataque). El Covirán marchó al vestuario con un excelente 50% en lanzamientos triples. La valoración indicaba la superioridad de los visitantes, que habían sumado 55, mientras que los locales solo 19.

Restaban 20 minutos y el Palmer necesitaba mostrar su orgullo para que la diferencia final no fuera excesiva. Los jugadores de negro sacaron su amor propio y, guiados en ataque por un excelso Brown – consiguió 17 puntos en este período – redujeron la diferencia a 10 puntos a falta de 3:50 (44-54). El período fue un intercambio de golpes y las defensas se convirtieron en meros espectadores. Un parcial de 28-26 hizo que el tercer cuarto se cerrara con un 55-71, que no preocupaba excesivamente a los rojinegros. Fue entonces, acabado el período, cuando los árbitros señalaron una técnica descalificante a Brown, que no le permitió volver al partido.

Sin el estadounidense en cancha, el Palmer tuvo que encomendarse a Lundqvist – acabó con 21 puntos – que se disfrazó de líder para intentar minimizar la derrota. El Granada, instalado en su zona de confort, siempre que los baleares se acercaban – llegaron a ponerse a 11 cuando restaban 4 minutos – reaccionaba con buenos lances ofensivos o con detalles defensivos que dejaban claro que la victoria no se les escaparía. Al finalizar el encuentro el marcador señalaba un 77-87 y ponía punto y final a un partido que, por culpa de las bajas, se había convertido para los locales en misión imposible.

PALMER PALMA:Elijah Brown (27), Marc Peñarroya (12), Kostas Kostadinov (0), Tomas Pavelka (11), Olle Lundqvist (21). También jugaron Robert Cosialls (2), Joan Feliu (0), Amadi Ikpeze (4).

GRANADA: Thomas Bropleh (11), Petit Niang (6), Lluís Costa (8), Davi Iriarte (9), James Ellisor (8). También jugaron Germán Martínez (0), Edu Gatell (8), Christian Diaz (13), Pere Tomàs (17), Jacobo Díaz (7).

ÁRBITRO: Sánchez González, Franquesa Vázquez y Lázaro Rodríguez. Eliminado por faltas personales Germán Martínez. Eliminado por faltas técnicas Elijah Brown.

INCIDENCIAS: 350 espectadores en el Palau d’Esports de Son Moix.

Álex Pérez «Hemos salido asustados por jugar contra el líder»

Álex Pérez no quiso cargar contra sus jugadores a pesar de la derrota ante el Covirán Granada. «En el primer cuarto hemos estado muy blandos en defensa, hemos salido asustados de jugar contra el líder, después de ese pavor hemos jugado distinto», dijo el técnico del Palmer Palma. «Es una sensación agridulce porque si hubiéramos estado más finos nos hubiéramos llevado el partido. Somos optimistas porque los jugadores están mejorando mucho. Tenemos que conseguir que el equipo sea redondo», agregó convencido.

Compartir el artículo

stats