Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol. Selecciones

España confía sus porterías juveniles a Álex Quevedo y Ferran Quetglas

Los guardametas de las selecciones sub-18 y sub-17 ya entrenan con el primer equipo del Mallorca

Ferran Quetglas, en un entreno del Mallorca

Ferran Quetglas, en un entreno del Mallorca Instagram/Ferran Quetglas

Los técnicos de la Federación Española de Fútbol tienen vigiladas las porterías de Son Bibiloni, que desde hace años se ha convertido en una fábrica de guardametas internacionales en las categorías base. Los últimos en recibir la llamada son Álex Quevedo y Ferran Quetglas, citados para jugar con las selecciones juveniles en octubre.

Tanto el menorquín como el mallorquín ya se han entrenado con el primer equipo del Mallorca, a las órdenes de Luis García. Ambos siguen la estela como internacionales de Pere Joan García, portero que ya ha oficiado incluso de tercer guardameta bermellón con Luis García y que esta temporada forma parte de la plantilla del Mallorca B de Tercera División.

Quevedo, que llegó procedente de la cantera del Sporting de Mahón en el verano de 2019, ha sido convocado por la selección sub-18 para jugar un torneo internacional que se disputará en Bucarest (6-13 de octubre) y que tendrá como rivales a Rumanía, Portugal, y Turquía. También estará Rafel Obrador, exlateral zurdo del Mallorca que ahora está en el Real Madrid.

Quevedo, nacido en 2004, es el portero del juvenil de División de Honor del Mallorca, en el que curiosamente comparte vestuario con Ferran Quetglas. El guardameta menorquín, que ya el año pasado disputó varios partidos con el primer equipo juvenil ante la ausencia de Pere García, ha sido habitual en las convocatorias de las selecciones de Balears de las diferentes categorías. 

Álex Quevedo, en un entrenamiento con el primer equipo del Mallorca RCDM

Ferran Quetglas, que repite en una lista de las categorías base, estará en dos amistosos con España sub-17 los días 8 y 10 de octubre, en Benidorm y La Nucía. El portero mallorquín, diferente en su estilo a Quevedo -el menorquín es menos ágil de reflejos, pero más sobrio en su juego-, estuvo muy cerca de salir del club bermellón al tener ofertas del Barcelona (allí ya jugó su hermano Toni una temporada) y del Real Madrid, entre otros equipos.

El guardameta, nacido en 2005 y que ha pasado por la Escuela de Porteros Pablo Roca, debutó este pasado verano en un amistoso con el Mallorca –ante el Poblense– y además de jugar con las selecciones de Balears ya fue convocado con España sub-15 en 2020.

Ferran Quetglas se lanza a los pies de Salva Sevilla en un entreno del Mallorca RCDM

Compartir el artículo

stats