Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Etienne Etoo, el futbolista que no presume de padre

El hijo del que fuera jugador del Mallorca, Barcelona e Inter, con el que no mantiene relación, deslumbra con dos goles en su debut con Camerún en la Copa de África Sub-20

Etienne celebra uno de los dos goles que marcó a Mozambique.

Etienne celebra uno de los dos goles que marcó a Mozambique.

Por primera vez en su todavía corta carrera como futbolista, Ettiene Etoo se ha convertido en protagonista, y de qué manera, por lo que ha sido capaz de hacer en un terreno de juego. El hijo de Samuel Etoo, el mejor futbolista en la historia del Mallorca, con el que no mantiene ninguna relación, fue el pasado fin de semana la gran figura de Camerún en la victoria por 4-1 sobre Mozambique, en la Copa de África Sub-20, al marcar dos goles, uno de falta y otro de penalti.

Actualmente en los juveniles del Oviedo, la vida de este mallorquín de 18 años no ha sido, como pudiera parecer, nada fácil. Y es que lleva tiempo ocupando páginas en la prensa amarilla debido a la disputa con denuncias incluidas entre su padre y Maria Ángeles Pineda, su madre, que se conocieron cuando Etoo militaba en el Mallorca. El exfutbolista, a punto de cumplir 40 años y padre de ocho hijos, fue obligado a pagar 20.000 euros a Etienne y a pasarle una manutención que, según la madre, no cumple.

El hoy internacional juvenil con su país siguió desde muy pequeño los pasos de su padre y se enroló en los benjamines de la Penya Arrabal. Más de una vez se pudo ver a Etoo en las instalaciones del club en Can Valero, a donde iba a presenciar el entrenamiento de su hijo. Después ascendió al Mallorca alevín hasta el juvenil de primer año. Descontento porque no se sentía valorado, en enero del pasado año fichó por el Atlético Baleares, y de ahí el salto al Oviedo, con el que juega en la División de Honor Juvenil. «Tiene algo especial, por su altura -mide 1,90- no coordinaba. Era impreciso, pero tenía genialidades», recuerda Carlos Sureda, representante y que le tuvo en el Mallorca, al igual que Andrés Troya, hermano del entrenador del Poblense, que le entrenó en el cadete. «Es muy intuitivo, siempre quiere aprender, pero decía que el apellido le pesa mucho», añade.

De pequeño, juega con su padre.

Al no sentirse valorado, hace justo un año fichó por el Atlético Baleares. «En el Mallorca no tenía el protagonismo que quería, y lo que demandaba era jugar», afirma Joan Vich, exjugador del conjunto blanquiazul y ahora al frente de la cantera del club. «Nos pusimos en contacto con él y con su madre y le convencimos. Contribuyó con seis goles y le devolvimos las ganas de jugar a fútbol. En los cuatro meses que estuvo con nosotros fue feliz», señala orgulloso Vich, que define a Etienne como «un diez como persona».

Con la Penya Arrabal (de pie, segundo por la derecha).

Atlético Baleares: «Fichamos a Etienne, no al hijo de Etoo»

En enero de 2020, el Atlético Baleares vio la posibilidad de reforzar su equipo juvenil con el fichaje de Etienne Etoo. El jugador no se sentía valorado en el Mallorca y aceptó el cambio de club. Joan Vich, director de la cantera de la entidad blanquiazul, explica que el equipo «necesitaba un punta de sus condiciones. Fichamos a Etienne, no al hijo de Etoo», deja claro Vich, que asegura que la idea era renovarlo, «pero llegó la oferta del Oviedo y la aceptó». Etienne, que el próximo mes de agosto cumplirá 19 años, era conocido por su nombre de pila, nunca por el apellido. «De su padre nunca hablaba», concluye.

La temporada pasada, con el juvenil del Baleares (de pie, tercero por la derecha).

Compartir el artículo

stats