15 de marzo de 2019
15.03.2019
Tenis

El número uno de Carlos Moyá se exhibe en la Rafa Nadal Academy de Manacor

El trofeo que recibió hace 20 años se expone junto al recibido por Nadal en 2008

15.03.2019 | 17:21

El 15 de marzo de 1999 es una fecha marcada con letras de oro en la historia del tenis español. Aquel lunes, por primera vez un jugador nacional, el mallorquín Carlos Moyá, lograba subir hasta el número uno del Ranking ATP en la Era Abierta (vea aquí las imágenes). Hasta entonces, otros espapñoles habían ganado títulos, firmado victorias memorables, conquistado Grand Slams, pero nadie había sido el mejor jugador del mundo hasta entonces, hasta que lo consiguió Carlos Moyà, hoy Director Técnico de la Rafa Nadal Academy by Movistar.

Carlos Moyà se convirtió entonces en pionero y modelo a seguir para la generación más brillante del tenis español. Más tarde, Juan Carlos Ferrero (el 8 de septiembre de 2003) y Rafael Nadal (el 18 de agosto de 2008) siguieron los pasos que hace 20 años ejecutó el mallorquín para demostrar al resto que nada era imposible. Los tres tienen el privilegio de haber sido número uno.

El trofeo de número 1 que la ATP entregó a Carlos Moyá está ya expuesto en el Rafa Nadal Museum Xperience junto al que le fue entregado a Rafa en 2008. Todos los aficionados al tenis y al deporte que deseen verlo podrán hacerlo durante las próximas semanas en las instalaciones del Rafa Nadal Sports Centre.





"Mamá, ¡soy el número uno del mundo!". Es una de las frases célebres de aquel día en el que escribió una de las páginas más brillantes de su carrera. La secuencia ocurrió en uno de los vestuarios de Indian Wells, cuando llamó a casa para comunicar la noticia tras derrotar a Gustavo Kuerten en semifinales. Aquella victoria le garantizó ser uno de los 26 jugadores en la Era Abierta que ha ocupado esa posición.

Moyà había llegado como número 4 del undo al Masters que se disputa en el desierto californiano. Por delante, el podio de cabeza lo completaban Pete Sampras (1), Yevgeny Kafelnikov (2) y Álex Corretjà (3). Pero lo cierto es que sólo 215 puntos lo separaban de la posición más alta. No era fácil, sin embargo una combinación de resultados podrían llevarlo a la cima más pronto que tarde.

Carlos Moyá, durante un partido en Indian Wells en 1999. Efe


Ni Sampras ni Kafelnikov ni Corretjà fueron capaces de avanzar más lejos de la segunda ronda. El americano cedió ante Félix Mantilla (7-6[6], 3-6, 6-3), mientras que el ruso sucumbió frente a Gustavo Kuerten (0-6, 7-6(4), 6-3). El catalán no pudo con Mark Philippoussis (4-6, 7-5, 6-2). Este escenario dejaba una lectura clara: alcanzar la final de Indian Wells daría el No. 1 del mundo a Moyà.

Y así fue. El palmesano fue salvando peldaños: Jim Courier, Xavier Malisse, Karol Kucera y Gustavo Kuerten. Tras un disputado encuentro frente al brasileño (6-3, 1-6, 6-1), el grito de Moyà sirvió para celebrar un hito para el tenis español. Había garantizado la primera plaza. Eso sí, en la última ronda frente a Philippoussis no pudo certificar el título tras caer en la quinta manga (7-5, 4-6, 4-6, 6-4, 2-6).

Durante dos semanas, Moyá pudo disfrutar de ser el mejor jugador del planeta. Eso sí, lo que nadie podrá arrebatar al Director técnico de la Rafa Nadal Academy by Movistar es el honor de ser el primer español en conseguirlo.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LaLiga

Final del primer tiempo

¿Qué hacen los futbolistas cuando cuelgan las botas? Abandonar una pasión como el fútbol y alejarse de LaLiga no es fácil