Edificios de Palma: Can Noguera, en el barrio de El Terreno, se transforma en el primer club exclusivo de arte y negocios

El emblemático casal mallorquín de Gomila que durante décadas albergó la casa de citas La Mansión reabrirá en enero como Villa Dalia

El selecto proyecto para socios del ámbito empresarial se une a una galería y centro cultural

Raquel Galán

Raquel Galán

El emblemático Can Noguera, un casal mallorquín construido en los felices años 20 en el barrio de El Terreno, reabre sus puertas a finales de enero transformado en el primer club privado del país que fusiona arte y negocios. Será exclusivo, aunque «la selección no la determinará el precio, sino la membresía», como afirma el responsable de The Dalia Club, Pablo Pantiga, ya que un comité creado ex profeso determinará quiénes pueden ser miembros.

Los socios tendrán gran variedad de servicios por 1.800 euros al año como cuota mínima, aunque los amantes de las artes también se podrán apuntar al programa de actividades culturales sin formar parte del club. Habrá conciertos, danza, presentaciones literarias, teatro y exposiciones temporales y permanentes en la galería, con artistas habituales de Neutro Art y otros inéditos en la isla, tanto emergentes como consagrados, destaca la directora artística del centro, Lola Elkin.

El inmueble catalogado y de gran valor patrimonial se halla en la avenida Joan Miró 77 y albergó durante años la casa de citas de Gomila denominada La Mansión. La empresa 02 Capital Group ha rehabilitado sus casi 900 metros cuadrados y ha recuperado sus singulares elementos originarios, como las baldosas hidráulicas, el artesonado y la carpintería, los forjados y el torreón con vistas a El Terreno y el castillo de Bellver, entre otros muchos detalles. El nuevo nombre, Villa Dalia, hace referencia a «la flor que antaño simbolizaba la infidelidad debido a que Can Noguera nació de un supuesto adulterio por parte de un gran empresario mallorquín y en su historia posterior también hay infidelidades», explica Pablo Pantiga en referencia a su pasado como casa de citas.

Can Noguera  se transforma en el primer club exclusivo que combina arte y negocios |

El responsable de Villa Dalia, Pablo Pantiga, y la directora artística, Lola Elkin / B. Ramon

Los socios de The Dalia Club podrán descansar en el elegante salón con chimenea de la planta baja, reunirse con empresarios en las salas privadas y comer en las zonas reservadas del restaurante del recinto, que abrirá al público en general y ofrecerá una carta mediterránea. El anfiteatro con un pequeño escenario se usará para conferencias destinadas a la membresía y a los citados eventos culturales; y todo el inmueble será al mismo tiempo una galería de arte con la finalidad de que las obras estén fácilmente al alcance de quienes las pueden adquirir.

«Los artistas necesitan que sus creaciones sean vistas, algo que no siempre ocurre en las galerías convencionales», según explica el responsable del proyecto. Como las diferentes estancias son las originarias del casal mallorquín, cada muestra tendrá un espacio propio, integrada en el conjunto de forma armónica.

Can Noguera  se transforma en el primer club exclusivo que combina arte y negocios | B. RAMON

La rehabilitación ha recuperado los elementos originarios del casal de los años 20 / B. Ramon

Los obreros ultiman la reforma para abrir en enero y hacer que Gomila tenga un nuevo revulsivo. Comenzó la transformación de la zona con el proyecto inmobiliario de Camper, siguió con el de ocio de Lío y continúa ahora con Villa Dalia, que levanta el vuelo con los pelícanos de su fachada lateral y pone el toque cultural y exclusivo al histórico barrio de El Terreno.