Exclusiva literaria

La novela inédita de García Márquez, 'En agosto nos vemos', se publicará en la primavera de 2024

Los herederos del Nobel colombiano han decidido que la obra salga a la luz después de que el manuscrito dormitara en la Universidad de Texas durante 10 años

Gabriel García Márquez.

Gabriel García Márquez. / EFE

Elena Hevia

No era será en agosto sino un poco antes, en la primavera del 2024, al cumplirse diez años de la muerte del autor cuando finalmente llegue a las librerías la novela inédita de Gabriel García Márquez, ‘En agosto nos vemos’. Será en el sello habitual del autor, Literatura Random House, según ha podido saber en exclusiva este diario. Mucho se ha hablado de esta novela, en principio inconclusa, de unas 150 páginas, cuya escritura e interminable reescritura el Nobel colombiano arrastró durante años y cuyo manuscrito se depositó, como otros tanto papeles del autor, en el Harry Ransom Center de la Universidad de Texas, entidad que adquirió los fondos. 

Gabriel García Márquez es el autor latinoamericano más leído y el autor más traducido en el siglo XXI, según el Instituto Cervantes cuando están a punto de cumplirse 10 años de su muerte, desbancando incluso al autor de 'El Quijote'. El lanzamiento de la novela será un acontecimiento literario internacional de primer orden, con previsibles traducciones a lenguas como el inglés, el francés, el alemán o el árabe.

La primera noticia que se tiene de la obra es la lectura que el colombiano hizo en 1999 del cuento homónimo en Casa América de Madrid, que presentó como fragmento y punto de partida de una futura novela compuesta por cinco historias autoconclusivas. Las cinco están protagonizadas por una mujer en la cincuentena que tiene encuentros sexuales furtivos y extramatrimoniales.

No le convencía el resultado final

Cuando leyó este cuento en el encuentro organizado por el Foro de la Sociedad General de Autores, García Márquez tenía 72 años había superado recientemente un cáncer. Priorizó la redacción de ‘Vivir para contarla’, sus esperadas memorias que vieron la luz en el 2002 y fueron un éxito editorial sin parangón, especialmente en el mercado estadounidense. Más tarde, en el 2004, llegó ‘Historia de mis putas tristes’, una ‘nouvelle’ que sería su última obra de ficción, por lo que ‘En agosto nos vemos’ (que debería haber aparecido también por entonces) quedó definitivamente en el cajón. También debió de influir el hecho de que a partir de ese momento empezaron a agudizarse los problemas de memoria en el autor que acabó en sus últimos años con un importante deterioro cognitivo.

Por diversas razones, la elaboración del inédito se le enredó al escritor, que no acabó encontrando una versión final a su gusto, pese a haber anunciado previamente a la periodista Rosa Mora que se sentía “bastante satisfecho” de cómo había abordado la crisis que sufre la protagonista. Un año después de la muerte del autor, su editor Cristóbal Pera -cuyo trabajo fue crucial para fijar el texto de sus memorias- reveló que a éste no le acababa de convencer el resultado de la novela aunque había trabajado intensamente en ella.

Es sabido que Gabo era capaz de reescribir 14 o 15 veces sus libros hasta alcanzar el resultado deseado y que una vez publicados no tocaba una coma. Pero esa decisión final no se había tomado en este caso y la novela quedó finalmente desechada. Con estos antecedentes, la difícil decisión de si publicarla o no recayó en la familia, sus hijos Rodrigo y Gonzalo, que ha sopesado durante una década esa posibilidad -al fin y al cabo, Gabo pese a su manifiesta insatisfacción, no destruyó el manuscrito, o mejor dicho los manuscritos, porque son varias las versiones que se conservan en Texas- y finalmente la obra verá la luz.

Sexo con desconocidos

La novela, o la colección de cuentos, según se mire, relata varias historias protagonizadas por una mujer de 52 años que cada 16 de agosto desde hace 28 años realiza una visita en solitario a la tumba de su madre en una localidad de una isla caribeña donde la pobreza convive con la reciente emergencia turística. Aunque goza de una relativa vida ‘feliz’ y cómoda junto a un marido que la quiere, ella, que llegó virgen al matrimonio, se ve arrastrada por primera vez en su vida por el impulso irresistible de mantener una relación sexual con un desconocido a quien ella elige al azar en el hotel del lugar.

Cada una de las historias que componen la novela muestra estos encuentros sexuales con diferentes hombres en los que la mujer intenta encontrar un reflejo de su primer amante convertido desde entonces en una obsesión para ella. Como detalle curioso, la protagonista tiene el nombre de Anna Magdalena Bach, y comparte nombre y apellido con la segunda esposa del compositor alemán. Esta Anna Magdalena caribeña es hija de un profesor de música y el idilio significativo que le cambia la vida nace bajo las notas del ‘Claro de luna’ de Debussy -Gabo era un gran amante de la música clásica-, en el arreglo de bolero que canta una niña en el bar del hotel.

La agencia Carmen Balcells

La posibilidad de publicación de ‘En agosto nos vemos’ ha sido un tema recurrente en la prensa latinoamericana pero cobró más intensidad cuando la Universidad de Texas anunció que había digitalizado los fondos del autor y muchos especialistas académicos se interesaron por consultarlos. La novela fue puesta a disposición de los estudiosos en las dependencias del Harry Ransom. Una de las primeras en pedir el manuscrito, que leyó allí durante de tres horas, fue la periodista colombiana Patricia Lara Salive, amiga personal de la familia García Márquez y la persona que vendió al autor la revista ‘Cambio’ de la que era fundadora. Según contó al diario colombiano ‘Tiempo’, la periodista leyó un manuscrito “al que le faltaba un poco de trabajo de edición” con anotaciones varias, entre ellas la que indicaba que la versión había sido enviada a su agente Carmen Balcells.

Con los huesos de la madre

Otro de los autores que también ha consultado el manuscrito de Texas es el periodista y profesor de la Universidad del Estado de Nueva York, el colombiano Gustavo Arango, que recientemente lo leyó de cara a un trabajo académico. Por cierto que en la web del Harry Ransom Center se especifica ahora que los documentos de la novela “están restringido” hasta su publicación, una fórmula que la da por hecho. Arango, ilustre gabólogo, defendió la publicación de la novela en un artículo de ‘El Universal’ de México tras la lectura. “Es una novela que vale la pena que se conozca”.

Según Arango, pese a que en varios pasajes Gabo considera distintas opciones para las palabras o un orden distinto en los párrafos, se trata de “una historia completa con secuencias claras y un final preciso”. Además, añade, el final incluye una imagen muy potente, la de la protagonista, Ana Magdalena, llevándose de la isla los huesos de su madre muerta lo que la vincularía a otra escena memorable de ‘Cien años de soledad’ en la que Rebeca llega a la casa con los huesos de sus padres en una bolsa.

Un mejor broche que 'Memoria de mis putas tristes'

Hay un aspecto más, que Arango sostiene, nada baladí y que remataría la trayectoria literaria de García Márquez de una forma mucho más amable de lo que supuso su última novela, ‘Memoria de mis putas tristes’, que retrataba a un nonagenario que decide pasar una noche de sexo con una adolescente virgen de 13 años a punto de iniciarse en un burdel. Ese tema escabroso, que desconcertó y mucho a sus lectores, tiene su contrafigura en la novela que leeremos el año que viene, 'En agosto nos vemos'. Allí, por el contrario, muestra a una mujer adulta tomando sus propias decisiones, disfrutando del sexo sin ser depredadora y a quien en absoluto se la puede considerar una víctima. Esta novela será, sin duda, un mejor broche a una de las trayectorias literarias más extraordinarias de las letras en castellano y cabe suponer que eso ha pesado finalmente en la decisión de los herederos de ofrecerla al gran público.