El Rey reivindicó ayer el «carácter» y la «fortaleza» de España para superar las dificultades y salir adelante en su ofrenda al Apóstol Santiago, que inició con un recuerdo especial para las personas afectadas por los incendios en Galicia y otras comunidades.

Durante sus palabras en la tradicional misa en la catedral de Santiago, destacó «la complejidad de la situación actual» que vive el país, también a nivel económico, pero convencido de que seguirá sin doblegarse porque «España tiene carácter» y los valores de «un pueblo responsable, decidido, fuerte y solidario» al que nunca le ha faltado «ambición ni coraje».

El monarca tuvo, como siempre, unas palabras en gallego en su discurso en las que insistió en la «afouteza» (fortaleza) que impregna todas las sendas del Camino de Santiago y los valores de la peregrinación para superar las adversidades.

También se refirió a la invasión rusa de Ucrania, al abogar por mantener todos «unidos» los «valores cívicos, culturales y espirituales» del Camino de Santiago en esta etapa en la que «el horror de la guerra reaparece en el viejo continente» porque «la paz debe marcar el norte de nuestra brújula. Ahora y siempre», afirmó.

Felipe VI estuvo acompañado por la Reina y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía. Las tres eligieron sus tres looks más coloridos de la temporada, siendo la princesa de Asturias la más arriesgada, al optar por el rojo y el rosa.

Está previsto que el Rey se desplace este jueves a Mallorca, donde ya se encuentra la reina emérita, doña Sofía.