Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Festival de Teresetes en Mallorca: Las marionetas mueven los hilos

Una de las artes escénicas más antiguas se está convirtiendo en la más vanguardista gracias a la fusión de géneros, incluido el audiovisual, como se verá esta semana en la 24 edición de la cita internacional

'Bravura' se representará el sábado en el teatro Xesc Forteza Moviments

Que una cuchara de madera se convierta en la abuela de Nina y un muñeco articulado calme a un hombre primitivo es totalmente creíble en el mundo de los títeres y el teatro de objetos. «Ahí está la magia, dar vida a algo inanimado y que el público lo sienta tan real como si fuesen unos personajes interpretados por un ser vivo». Una marioneta movida con hilos, palos o el propio manipulador en escena, una máscara, dos dedos hablando, sombras proyectadas o cualquier otro elemento «logran emocionar del mismo modo que una persona de carne y hueso».

Lo dice Aina M. Gimeno, directora del Festival de Teresetes, la cita anual de Mallorca con una de las artes escénicas más antiguas de la historia. Se celebra desde hace casi un cuarto de siglo, toda una proeza en tiempos de festivales efímeros, y comienza el jueves con más de 50 actuaciones en 17 municipios de toda la isla, aunque principalmente en Palma.

'Cometagiroavió' contará la historia del inventor Pere de Son Gall el domingo en el Teatre Sans CENTIMETS TEATRE

«Desde la primera edición, el objetivo es dignificar este género y mostrar que las teresetes no son únicamente una propuesta de teatro infantil o familiar», afirma. Además, durante los últimos años «se está convirtiendo en el más vanguardista debido a la fusión de lenguajes artísticos», entre otras aportaciones innovadoras. Y las compañías mallorquinas no son ajenas. «Muchas se han adaptado y han evolucionado, ya que esta es la tendencia, querer y saber arriesgar para tratar de captar nuevo público en un mundo que está totalmente dominado por lo audiovisual», tal como explica quien lleva 24 ediciones al frente del festival internacional.

‘Trot’ mostrará la relación entre el hombre y el animal el sábado en el Pati de la Misericòrdia. | MANIPULATS

En este tipo de obras también «predomina la imagen sobre la palabra, que es secundaria o no existe», y algunas introducen el lenguaje audiovisual para ofrecer otro punto de vista, bien sea una grabación o en directo. El creador Bartomeu Ferrà, de la compañía Coma14, pone como ejemplo su anterior producción. «Colocamos cámaras de vídeo cenitales para mostrar cómo era manipulado el bebé de la historia, un muñeco de trapo. Era un momento brutal que obviamente no podía hacerse con un bebé de verdad».

Habla de la obra 1940 Manuscrito encontrado en el olvido, basada en el segundo relato del libro Los girasoles ciegos, que obtuvo el Premio Nacional de Narrativa. «Aunque el público ve quién mueve esa marioneta, se queda impactado. Los titiriteros transmiten su energía y sabiduría a este objeto, desapareciendo a ojos del espectador», añade en la misma línea que Gimeno.

‘On és quan ja no hi és?’, sobre los recuerdos de la abuela que se fue, se representará el viernes en el Sans. | COMA14

Para el autor de On és quan ja no hi és? –la representación que llevará al Festival de Teresetes–, los títeres y el uso de objetos son una disciplina que se suma a la obra. «Hago teatro, no teatro de marionetas, aunque es uno de los lenguajes que me gusta emplear, igual que a veces incluyo música en directo y clown», tal como ha hecho en otras producciones. Los objetos inanimados que cobran vida «permiten mostrar algunas situaciones que de otro modo no son creíbles, además de solventar puestas en escena complejas».

El ejemplo de este segundo caso lo ofrece Gimeno: «puedes recrear una multitud moviendo muchos palitos. Llevar algo así a escena con personas es más complicado y costoso, por lo que las teresetes otorgan más libertad a la hora de contar historias», destaca.

‘Macbeth muet’ estará en el Principal el viernes y sábado. | LA FILLE DU LAITIER

De «libertad» también habla Gràcia Moragues, fundadora de la compañía Manipulats junto a Mateu Canyelles. Sin embargo, ella se refiere a la del espectador a la hora de interpretar una obra sin texto, como la que representarán el sábado en la Misericòrdia. Es Trot, que muestra la relación del hombre con el animal.

«Que no haya palabras y que lo primordial sea lo que decimos a través del cuerpo, del movimiento, permite dejar volar la imaginación mucho más. No acaba de ser una historia completamente cerrada y de este modo el público tiene la libertad de centrarla en sus vivencias, sus pensamientos y su estado en el momento en que asiste a la obra. Muchos nos lo comentan tras las funciones y hasta ven cosas que nosotros ni habíamos pensado», explica Moragues.

Por otra parte, a los creadores les facilita llevarla a cabo «en cualquier lugar del mundo sin tener que traducirla», añade sobre el lenguaje universal protagonista esta semana, como el Shakespeare sin texto que también se verá en Mallorca.

‘Un conte del vent’, en la Misericòrdia este sábado. | TEÁTR PAVLA SMÍDA

Además de títeres y objetos, hay máscaras. Es lo que utilizan en Trot el tándem especializado en circo y teatro físico. «Ha sido todo un descubrimiento. Siempre nos ha gustado experimentar con disciplinas nuevas para nosotros y con la máscara hemos podido acercarnos otra vez a lo que nos dedicábamos antes: acrobacias sobre caballos reales. Teníamos ganas de hacer un espectáculo con este animal, pero la logística era muy complicada». En su lugar, Moragues se transforma en un equino y Canyelles interactúa con el nuevo personaje a través de un aro circense. «Ha sido la solución con un medio de expresión que engancha y facilita contar cosas que de otro modo es más difícil o no es posible», concluye.

El cuento ecológico ‘La pingüina viatgera’. | LA FORNAL DE ESPECTÁCULOS

La obra Bravura también incluye circo, además de vídeo y un gran títere. Se dirige a adultos y habla sobre cómo un hombre urbano despliega sus comportamientos y atributos más primitivos, lo que le conduce a una decadencia que muestra la bestia que lleva dentro y domina sus emociones. Con el muñeco de madera articulado que manipula Rosa Forteza, esta representación de la compañía Moviments logra «el contrapunto a través de un personaje tierno, puro, transparente, que se podría relacionar a grandes rasgos con la feminidad». Sin embargo, ella y Alejandro Navarro, el intérprete de la citada masculinidad tóxica, no querían ser tan explícitos, por lo que «la marioneta fue perfecta para mostrar lo que buscábamos. Hay muchas formas de expresión y lo importante es saber escoger cuál va mejor para cada historia, no utilizarlas porque sí o abusar de ello», destaca Forteza.

De ahí que también apueste por la «fusión de lenguajes en las artes escénicas, ya que el público tiene cada vez más conocimiento y formación». Además, cree que así surgen nuevos espectadores, pero lamenta que «las políticas culturales y los programadores no se implican en este aspecto con una mayor promoción, reducción de entradas y otras iniciativas, por lo que la responsabilidad parece que recae en las compañías, que ya tienen bastante trabajo con la creación», concluye.

En ello están los de Centimets, formada por Irene Soler y Xisca Puigserver, que se estrenan en las teresetes con la historia real de Pere de Son Gall, el creador del cometagiroavión. «Somos muy fans del teatro de objetos, por lo que introducir títeres era un paso más en nuestra trayectoria», dice la primera. Solo tiene palabras de agradecimiento por la invitación del Festival, «el primer contacto de la mayoría de niños de la isla con las artes escénicas. En las 24 ediciones que lleva, han hecho que varias generaciones crezcan con la magia que desprenden».

Compartir el artículo

stats