Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Cercas vuelve al lugar del crimen en Pollença

El escritor presenta en Mallorca 'El castillo de Barbazul', última entrega de la trilogía que comenzó con ‘Terra Alta’ y cuya acción transcurre en la zona de Formentor

Javier Cercas volvió ayer a Formentor, donde transcurre parte de su última novela. MANU MIELNIEZUK

El escritor Javier Cercas volvió ayer a la escena del crimen en Pollença, o más bien regresó a los paisajes y localizaciones en los que transcurre gran parte de la acción de su última novela, El castillo de Barbazul, publicado por Tusquets Editores y que supone el cierre de una trilogía de género policíaco protagonizada por el ya exmosso d’esquadra Melchor Marín, el héroe de Cambrils. «Yo me enamoré de este tío, esa es la verdad», confesó ayer el escritor sobre el protagonista para el que ha escrito un final abierto por si un caso...

El Premio Nacional de Narrativa se declaró «pollencí de adopción» pues ha revisitado muchas veces esta localidad. Ayer lo hizo de nuevo, para presentar ante vecinos y periodistas El castillo de Barbazul, la continuación de Terra Alta (con la que ganó el premio Planeta en 2019) e Independencia. Primero, estuvo en el Club Pollença, donde habló de cómo había sido el proceso de documentación para este libro y agradeció la «generosidad infinita» de todos los que le habían ayudado a ello. En este acto estuvo acompañado por el editor Juan Cerezo, de Tusquets, y por el artista plástico Biel March, presidente de la entidad que acogió la presentación y que Cercas nombró en broma «productor ejecutivo» del libro, ya que le ayudó en la preparación y localización de escenarios.

Cercas plantea: "¿Es legítima la venganza cuando la justicia no nos hace justicia?"

decoration

En El castillo de Barbazul, el protagonista de las tres últimas novelas de Cercas, Melchor Marín, viaja desde la Terra Alta a Pollença en busca de su hija adolescente Cosette, desaparecida durante un viaje que había iniciado con una amiga. Marín recorre paisajes, caminos perdidos, visita las dependencias de la Guardia Civil, los juzgados de Inca y también mansiones escondidas con el fin de encontrar a su hija desaparecida. Toda la trilogía aborda la violencia machista y la corrupción y plantea una cuestión que ayer remarcó el autor: «¿Es legítima la venganza cuando la justicia no nos hace justicia?». Precisamente por cómo actúa Melchor Marín, Cercas calificó sus novelas de «antisistema», función que defendió que debe cumplir la literatura, la de poner en jaque al lector.

Presentación en el Club Pollença. MANU MIELNIEZUK

Tras el acto en el Club Pollença, Cercas volvió al mirador de es Colomer, en Formentor, el primer lugar donde la Guardia Civil busca a los desaparecidos, según le explica la propia Benemérita a Melchor Marín cuando el expolicía llega a esa localidad siguiendo los pasos de su hija.

La elección de Pollença

Antes de documentarse para esta novela, Javier Cercas ya conocía Formentor por haber participado en sus Conversaciones Literarias y, aunque desconocía el resto de la isla, tenía claro que la hija de su protagonista iba a desaparecer aquí, porque es el destino elegido por muchos jóvenes para celebrar que han acabado Bachillerato.

Tras tomar la decisión de trasladar la acción a Mallorca, Cercas contactó con el artista plástico Biel March a través de su anterior editora en Planeta, Raquel Gispert. El mallorquín fue dando respuesta a todas las peticiones de Cercas y le fue abriendo puertas, inclusive las del cuartel de la Guardia Civil, y fue él quien le sugirió ambientarla en Formentor. «Mi idea inicial no fue Pollença, yo buscaba un lugar donde viviese gente muy rica, y empecé a buscar gente de Mallorca que me pudiese ayudar a documentar», explicó el autor.

Ahí empezó un proceso previo a la escritura sin el cual Cercas no entiende la creación. «Una ficción no es exactamente una mentira, pero se le parece bastante. La prueba es que en latín la palabra mentiri significa mentir e inventar, las dos cosas al mismo tiempo. Para que esa mentira sea persuasiva, para que tú convenzas a la gente que está leyendo esa ficción, tú tienes antes que conocer muy bien la verdad. Y a partir de ahí inventar una ficción que no es verdad, pero podría ser», dijo.

Cercas considera que esta trilogía son «tres novelas distintas y un solo libro verdadero, o tres libros distintos y una sola novela verdadera», que pueden leerse de forma autónoma.

Su idea inicial tras acabar Terra Alta era escribir cuatro volúmenes y «tenía perfectamente planeado cómo iba a ser el segundo, el tercero, delineado en la cabeza…». Pero al terminar el tercer libro cambió de pensamiento. «Lo que pasa es que es una trilogía con un final abierto, maldita sea…», quiso dejar claro el escritor, quien confirmó que habrá una versión televisiva.

En cuanto al protagonista real en el que se inspiró, el mosso que abatió a los terroristas en Cambrils en 2017, el escritor aseguró ayer que no lo conocía personalmente, «pero podría llegar a conocerlo» y que por terceros sabía que «se sentía identificado con cosas de Melchor Marín».

Cercas también habló de su motivación para comenzar esta trilogía. «Empecé a escribir Terra Alta porque quería convertirme en otro escritor», recordó. Fue después de terminar El monarca de las sombras, con el que descubrió la zona de la Terra Alta, y que se convirtió en «un libro muy importante personalmente». En ese momento, Cercas sintió que «ahí se acababa algo, algo que había comenzado muchos años atrás con Soldados de Salamina», y tras haber escrito otros libros donde primaba la autoficción, la metaficción, la ficción... «Toda una serie de cosas de las que en 2001 nadie hablaba y ahora existe demasiado probablemente», apostilló el literato.

"Yo no entiendo que haya escritores que se llamen a sí mismos experimentales y siempre escriban la misma novela

decoration

Fue entonces cuando Cercas decidió cambiar. «Si continuaba por el mismo camino, corría el peor de los peligros que puede correr un escritor medianamente serio, en mi opinión, que es el peligro de repetirse, de convertirse en un imitador de sí mismo», indicó ayer. «Yo no entiendo que haya escritores que se llamen a sí mismos experimentales y siempre escriban la misma novela, pero ¿dónde está el invento? Mi máxima ambición sería convertirme en un Pessoa a lo largo del tiempo», prosiguió ante el público reunido en el Club Pollença. «A mí lo que me gustaría es descubrir todos los escritores que hay en mí», añadió sobre esta cuestión, antes de sentenciar que «un escritor que no corre riesgos no es un escritor, es un escribano, así de fácil».

Cercas defendió la calidad que pueden tener obras del género policíaco, al que pertenecen sus últimas tres novelas. «Asombrosamente, hay gente que piensa todavía, sobre todo gente del mundillo literario, que es muy especial, que cree que la novela policial es un género menor. Esto me llena de perplejidad, es algo asombroso. Quien dice eso, simplemente no sabe lo que es la literatura, porque en la literatura no existen género mayores o menores, existen formas mayores o menores de usar los géneros», opinó.

Literatura popular

«Por otro lado, el carácter popular del género, me parece lo mejor. No sé cuál es el problema con que la literatura sea popular, no lo entiendo, no me lo acabo de explicar, es uno de los grandes clichés literarios de nuestro tiempo. Cuanto más viejo me hago, más en contra estoy de los clichés literarios», planteó durante la presentación.

Cercas prosiguió rebatiendo las críticas a la novela policial y a esos estereotipos sobre géneros calificando de «absoluta falsedad» que «la buena literatura solo puede ser literatura minoritaria, secreta, de catacumbas». Inmediatamente mencionó como ejemplos de éxitos populares Don Quijote, las obras de Shakespeare, Los Miserables (novela favorita de Melchor Marín) y también a los grandes poetas. «Lo mejor que le puede ocurrir a la literatura es que vuelva a ser popular, relevante, que vuelva a decir cosas importantes a la gente y no encerrarse en el búnker, en la trinchera, ahí, de la literatura para literatos y luego quejarse de que la gente no lee», manifestó Cercas.

A preguntas de la prensa, el escritor también se pronunció sobre la invasión rusa en Ucrania. «Es la primera manifestación bélica a gran escala de un conflicto entre democracia y nacionalpopulismo. Así es como lo veo yo. El nacionalpopulismo no es fascismo, pero sí es una máscara postmoderna del fascismo», declaró ante el auditorio. Sobre esta guerra, Cercas añadió: "Un mundo sin héreoes es mi ideal".

Javier Cercas: "He aspirado siempre a escribir libros fáciles de leer y difíciles de entender"

Javier Cercas: "He aspirado siempre a escribir libros fáciles de leer y difíciles de entender" Manu Mielniezuk

Compartir el artículo

stats