Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Amplificador | Caterina Ross, una voz valiente y auténtica

Michael Jackson le abrió el camino y convencida de que los sueños acaban haciéndose realidad logró hacerse un hueco en la compleja escena musical. Hace unos días acaba de publicar un nuevo elepé, ‘Nunca se pierde’

El Amplificador | Caterina Ross, cantante y compositora: cuando los sueños se hacen realidad

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El Amplificador | Caterina Ross, cantante y compositora: cuando los sueños se hacen realidad Gabi Rodas

Caterina Ross (Palma, 1977) siempre soñó con entregarse a la música, aunque su padre, viendo lo buena estudiante que era, le intentaba convencer para que se dedicara a la abogacía, la banca o ejerciera de controlador aéreo. «Intenté que fuera un hobbie, pero siempre me sabía a poco, tenía hambre de escenario. Ahora, cada vez que actúo, es el mayor regalo que me puedo llevar», confiesa una cantante y compositora, ejemplo de constancia y esfuerzo, que esboza una sonrisa ante su nuevo disco, recién publicado por Blau y titulado Nunca se pierde.

Todo comenzó como un sueño de niña, que se materializó por primera vez de forma profesional cuando se fue a Madrid «a hacer de corista en un show de Michael Jackson poco después de su muerte», recuerda. El ‘rey del pop’ siempre marcó su camino: «Como grandes tesoros que eran y son (para mí) las imágenes de Michael Jackson, decoraban y daban vida a mi cuarto. Recuerdo que las podía mirar durante horas. Recuerdo con seis años, cuando pensaba, era la época de Thriller, que me lo iba a encontrar algún día en el cementerio». A partir de aquel show en Madrid fue alternando proyectos musicales, teatrales y de televisión hasta que en 2013 publicó su primer sencillo, Don’t miss the time, y en 2014 llegó su primer elepé, Pieces of me

A lo largo de su carrera ha trabajado con diferentes formatos. Ha hecho dúos con otros artistas como Jaume Sureda o Pedro Albis; ha tenido diversas Caterina Ross Band; y actualmente posee una banda de covers llamada Rock’N’Ross, en la que cuenta con músicos como Ditto Salleras, Jordi Cuevas, Carlos Isern, Dani Andrés y Miguel Ángel Bernabéu. «Cada proyecto por el que pasas te forja y suma en tu haber. Para mí es fundamental aprender de todos los artistas que pasan por mi camino», afirma. 

Su último trabajo es un álbum de ocho canciones, siete en castellano y una en catalán, Obre el teu cor, que responde al nombre de Nunca se pierde. «A nivel de concepto es la búsqueda en mi interior de mi verdadera esencia y, a nivel musical, de la experimentación de nuevos sonidos, que distan de mis anteriores trabajos. Es mi nueva propuesta de pop-rock en castellano, sin dejar a un lado Obre el teu cor, que escribí para un encuentro cultural con el Centro Español de Estocolmo, y fue el desencadenante de la composición de todo el disco», explica.

Sus viajes a Latinoamérica siempre han sido constantes en su trayectoria, y piensa seguir realizándolos. «México, Chile y Venezuela fueron los primeros países que reconocieron mi trabajo con mi canción Solo me queda soñar junto con Estados Unidos, y me abrieron las puertas otorgándome distintos premios. Estoy inmensamente agradecida por su acogimiento. Con México tengo una relación muy especial. Hace justo un mes estaba allí haciendo el preestreno de mi nuevo trabajo. Espero poder volver muy pronto y poder llevar a cabo nuevos proyectos allá», adelanta.

Sus canciones son una invitación para «reflexionar sobre la vida, sobre ser uno mismo, sin miedos, y buscar el propio camino con valentía y determinación», apunta. «Y es que vida solo hay una. Seamos auténticos y sinceros con nosotros mismos. Busquemos más dentro de nosotros mismos, si no conseguimos encontrarnos. Y sobre todo, hagámonos caso», añade. Preguntada por el motivo del título de su último trabajo, Nunca se pierde, responde: «La vida se compone de muchas experiencias, quizás algunas nos parezcan buenas y otras malas, pero todas tienen su función. Por tanto, de todas las vivencias aprendemos y ganamos, maduramos, y al final, mejoramos como personas. Por lo cual, nunca se pierde», asegura. Si todavía no la ha visto en un concierto, ahí van algunas pistas: «Intento que mis conciertos sean divertidos, me encanta interactuar con mis compañeros y con el público, y disfruto interpretando y sintiendo los temas. Las canciones no se cantan, se sienten. Me dicen que se me nota mi faceta de actriz al darle a vida a las canciones».

Compartir el artículo

stats