Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un mechero de mecha, clave para identificar los dos esqueletos hallados en Bellver

Los arqueólogos de las obras en el castillo descubren restos humanos dentro del recinto amurallado que acaba de salir a la luz, «un hecho insólito del que no se tenía documentación»

13

Hallan dos cuerpos de la guerra de Independencia en unas obras en Palma

Dos esqueletos colocados boca arriba en el exterior del castillo de Bellver se han convertido en «un hallazgo insólito» y han causado gran curiosidad entre los turistas que estos días de fiesta visitan la fortaleza medieval. La hipótesis que manejan los arqueólogos que descubrieron los restos humanos que hoy exhuman es que se trata de dos soldados o ayudantes de oficiales franceses vencidos en la batalla de Bailén, en 1808. Poco a poco, a medida que iban sacando arena y encontrando pistas, los especialistas de Refoart, Agustín Fernández, Xisca Torres y Josep Merino, llegaron a la conclusión de que no se trataba de víctimas de la Guerra Civil, sino mucho más antiguas. Y un elemento fue clave para confirmarlo: «Había un mechero de mecha antiguo, al que le faltaba la piedra, junto a la zona en la que se sitúa el bolsillo izquierdo del pantalón», según explicó ayer Fernández.

Primero pensaron en la última guerra española debido a que en las capas superiores aparecieron «suelas de zapatos y elementos diversos, aunque estaban fuera de contexto». Se dieron cuenta de que toda esta parte del recinto amurallado, hasta ahora oculta por el pavimento del Baluard de Ponent, había sido utilizada como basurero. Más pistas esenciales para descartar que los esqueletos fuesen del conflicto vivido entre 1936 y 1939 son que «no se hallan junto a los citados elementos más modernos y, algo determinante, no hay balas ni impactos de bala en ellos», detalla el experto, quien se percató de los hallazgos, con los otros codirectores del proyecto, hace un par de semanas.

«El descubrimiento es muy interesante y servirá para completar la historia del castillo de Bellver», destacan

decoration

Otra sorpresa para la que aún no han encontrado respuesta es que «los restos humanos están dentro del recinto amurallado» que acaba de salir a la luz con las obras de consolidación de Bellver. «Lo habitual es que estuviesen fuera de esta zona e incluso del castillo», añade Agustín Fernández. La conservadora de Bellver, Magdalena Rosselló, destaca que «es un hecho insólito del que no había documentación. Lo único que sabíamos es que los oficiales estuvieron prisioneros aquí y cuando finalizó la guerra regresaron a Francia. Podrían ser soldados u otro tipo de ayudantes de los oficiales y suboficiales», tal como apuntan ambos.

El arqueólogo Agustín Fernández señala parte del mechero de mecha antiguo encontrado junto a la cadera de uno de los dos esqueletos.

Ahora confían en poder lograr financiación «para llevar a cabo un análisis de radiocarbono 14 o de otra clase» con el objetivo de confirmar su hipótesis, ya que con este estudio se conocería la fecha exacta de los restos humanos y con uno de ADN se podría saber su origen, afirma Fernández. El arqueólogo detalla que a partir de hoy realizarán la exhumación y recogida de más datos y después se limpiarán los dos esqueletos, se registrarán y se almacenarán en el Museo de Mallorca. No saben con certeza el motivo de la muerte («parece natural, pero no puede determinarse si es por algún tipo de enfermedad»), aunque tienen claro que «el descubrimiento es muy interesante y servirá para completar la historia del castillo de Bellver», como se congratula el experto en necrópolis.

Las obras de consolidación de la estructura del segundo recinto defensivo y reposición del lienzo ruinoso del Baluard de Ponent, que comenzaron en agosto de este año, también han supuesto otros hallazgos valiosos a unos 50 centímetros de profundidad, ya que los dos esqueletos estaban dentro de un recinto amurallado hasta el momento oculto bajo el pavimento de marés. «Tampoco se conocían estos elementos, por lo que nos servirán para aprender aún más sobre la arquitectura y los sistemas constructivos en el castillo de Bellver». Creen que no hallarán más sorpresas, aunque en una excavación arqueológica nunca se sabe.

Compartir el artículo

stats