Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de arte | La belleza del círculo imperfecto

La belleza del círculo imperfecto

El círculo es símbolo de la perfección. Así se ha sostenido a lo largo de los siglos en diferentes culturas y concepciones filosóficas. En el Renacimiento, por ejemplo, se tomó el círculo como ejemplo de belleza, basada en las proporciones geométricas ideales. El círculo inspiró numerosas construcciones arquitectónicas, sobre todo eclesiásticas, ya que en él veían una forma perfectamente equilibrada y simétrica desde cualquier posición. ¿Quién no conoce el Hombre de Vitruvio? ¿Quién no ha visto alguna vez el famoso esbozo de Leonardo da Vinci en el que la figura humana encaja exactamente dentro de un círculo como ejemplo del estudio de las proporciones ideales del cuerpo humano? Incluso cambiando de óptica, viajando hasta la filosofía budista, el círculo también es percibido como una forma colmada de virtudes: el círculo zen representa la plenitud de lo simple, simbolizando lo infinito contenido en la perfección de la armonía.

¿Qué pasa, sin embargo, si este círculo está distorsionado? ¿Acaso se le puede seguir considerando un círculo? ¿O bien cabría una interpretación de un círculo imperfecto? Sobre la idea de círculo y la perfección, Miquel Mesquida (Manacor, 1954) reflexiona en su muestra Frequency en ABA Art Lab. Se trata de un proyecto surgido a finales de 2019 y madurado durante la pandemia en el que el artista muestra su interpretación personal de lo que considera la perfección en una búsqueda utópica que le lleva a claudicar ante la imposibilidad de encontrarla. En esta exposición compuesta de bellas y ciertamente hipnóticas obras pictóricas en papel, a base de collages y de una instalación escultórica, Mesquida hace del círculo el hilo conductor que unifica todo el proceso creativo expresado repetidamente, como si de frecuencias se tratara, en dinámicas cíclicas que recuerdan a la monotonía repetitiva de los días en los que la humanidad estuvo confinada durante la pandemia.

Se trata de una propuesta elegante, acertada y bien trabajada que tiene como resultado una muestra que consigue el reto de equilibrar belleza con la imperfección del círculo.

Compartir el artículo

stats