Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conciertos

Confusión con los aforos: la cultura no llega al 100% del fútbol

Teatros, cines y museos podrán disfrutar de la máxima capacidad como en los estadios, pero las actividades recreativas y los espectáculos tendrán límites de 500 personas en interiores y 2500 en exteriores

Público de pie y sin distancia, durante el concierto piloto de Sidonie en el Mallorca Life. MANU MIELNIEZUK

Este martes entraron en vigor las nuevas limitaciones y restricciones de aforos para las actividades culturales, y en el día de hoy se ha conocido la noticia de que los estadios podrán acoger al 100% de su aforo en los partidos de fútbol. Esta noticia ha cogido por sorpresa a los promotores de actividades culturales y conciertos de las islas porque muchos no entienden la distinción que se establece entre el deporte y la cultura.

Según el BOIB, las restricciones quedarían así: 100% de aforo para los auditorios, teatros, salas de conciertos, museos, cines, bibliotecas y carpas de circo. En el caso de los espectáculos y actividades recreativas en otros recintos, la capacidad máxima es de 500 personas en espacios cerrados y 2500 al aire libre. Si los organizadores quieren aumentar el número de asistentes pueden pedir una autorización y llegar hasta los 5000. La comparación entre las situaciones del fútbol y la cultura parece evidente. Unos pueden abrir al completo y otros siguen con limitaciones.

Ana Espina, promotora de Fonart Music, explica que la cultura siempre ha sido la que ha tenido más restricciones: «Ha habido una discriminación clara para los eventos culturales y musicales. Han sido mucho más estrictos con nosotros». Cuenta que en los actos organizados durante el verano sorprendía ver a gente llegar con el autobús abarrotado y sin distancia, pero cuando entraban al recinto tenían que mantener la separación entre asientos: «Al aire libre no hay problemas. Deberían revisar las medidas porque no acaban de tener sentido». Espina añade que el espectador de fútbol es, en parte, más eufórico y pasional, por lo que no se entiende esta disparidad de criterios. «La noticia es muy chocante porque tenemos las normas más estrictas a pesar de que nuestra actividad es menos peligrosa».

Toni Rubio, de Rubio Producciones, cree que esta decisión es «ilógica» porque en los espacios deportivos suele haber gritos y movimiento: «Debe ser o todos o ninguno. El fútbol parece que tiene más poder del que nos pensábamos». Recuerda que aún hay gente muriendo y que la pandemia no ha acabado, por lo que pide responsabilidad. «No puedo valorar las decisiones que se han tomado, pero habría que dar pasos firmes y dejar de hacer distinciones entre actividades, sobre todo si son tan parecidas», comenta. «Llevo mucho tiempo intentando programar conciertos de 8000 personas en grandes espacios para el año que viene y veo que va a ser imposible, así que no entiendo por qué los estadios sí pueden estar llenos». 

Felipe Menéndez, de Contemporanea Music, ha organizado varios conciertos para los próximos días en el Visit Mallorca Estadi. En su caso, todas las fechas elegidas cumplen con los límites de 2500 personas, pero han pedido un permiso especial para acoger a 5000 asistentes durante el concierto de Rauw Alejandro. «Prefiero centrarme en las posibilidades que tenemos y no me gusta compararme con otras actividades», apunta sobre la diferenciación con el fútbol. Añade que valora positivamente las decisiones que se están tomando y defiende la viabilidad de su proyecto: «Trabajamos con lo que tenemos y, de momento, estamos contentos porque antes no sabíamos si podríamos hacerlo».

Compartir el artículo

stats