Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La antigua Roma emerge en la Serra de Tramuntana tras un derrumbe natural

Empiezan en Deià las excavaciones de unos restos que el arqueólogo Jaume Deyà halló por casualidad - Investigan si fue un asentamiento o un depósito de aceite o vino

7

Descubren un yacimiento inédito de época romana en plena Serra de Tramuntana

La casualidad se topó con la historia. En una de tantas excursiones que el arqueólogo solleric Jaume Deyà realizaba por la Serra de Tramuntana, a la altura del camino de la Vinyeta, en Deià, se fijó en unos restos de construcción antigua aflorados en un terreno rústico, tras un derrumbe natural de tierra hace décadas. La sorpresa fue mayúscula al comprobar que se trata de un yacimiento romano de hace unos dos mil años. Tras meses de trámites y negociaciones con la propiedad, este lunes se ha empezado a investigar in situ para conocer qué esconden estas ruinas: si tenía una utilidad de asentamiento o en cambio fue un lugar de interés económico, dedicado a la producción de aceite o vino.

«En esa zona de bancales debieron de dividir la colina, cortar por la mitad el yacimiento y emparedarlo con pared seca. El bancal se cayó hace ya unos años y cuando pasé vi pavimento romano en el corte, concretamente la técnica opus signinum, que es cerámica mezclada con arena y cal y que se suele emplear en depósitos o cisternas para almacenar», relata Deyà a este diario, un especialista en el estudio de los refugiados musulmanes en la parte de la Tramuntana y del mundo funerario de la prehistoria de Mallorca.

La importancia de este yacimiento reside en que «cuesta mucho encontrar restos romanos enteros fuera de Palma o Pollentia (Alcúdia), y en la zona de la Serra todavía más». «No hay ningún libro o grandes estudios sobre el asentamiento romano en la Tramuntana, y mucho menos acerca de si tenía un interés económico, que es lo que creemos que nos encontraremos», remarca el arqueólogo Pere Rullán, uno de los integrantes de la investigación dirigida por Clara Bartolomé y Andrea Cabaleiro. Además, Deyà explica que entre los municipios de Valldemossa y Deià se han hallado, después de este descubrimiento, cuatro estructuras más «con las mismas características». Así, la investigación podría dar a conocer qué hacían los romanos en esta zona montañosa.

«Cuesta mucho encontrar restos romanos enteros, y en la Serra todavía más», explica Jaume Deyà

decoration

En un primer momento, el equipo de arqueólogos se puso en contacto con el Consell de Mallorca para catalogar los restos, y el año pasado se hizo un primer proyecto para poder «excavar y consolidar todo lo que se ve en el corte, porque con las lluvias el terreno se erosiona y se malgasta», recuerda Rullán. El proyecto, sin embargo, no fue dotado de una subvención. Tras la negativa de Patrimonio, el Ayuntamiento de Deià decidió «que le interesaba lo suficiente como para correr con los gastos de intervención, que pudiéramos hacer al menos una preventiva».

Por ahora se ha hecho un cierre de la zona, «una contención provisional de donde está el corte», para que el terreno «no pueda continuar cediendo». Paralelamente, el equipo de arqueólogos hará tres sondeos que pretenden ver el fondo, «cómo está el yacimiento a nivel de uso romano, y también observar el tamaño real». Hasta el momento solo se sabe lo que se percibe en el corte, que es una estructura de ocho metros y medio de largo, «pero no sabemos si puede ser mayor».

El Ayuntamiento de Deià ha asumido los gastos tras la negativa del Consell a subvencionar la intervención

decoration

La intención es que los sondeos se realicen este año para que en 2022, «si realmente es interesante», se pida una subvención para investigar y hacer analíticas que permitan conocer exactamente la antigua función de este yacimiento. «Aunque creemos que nos encontraremos una utilidad más de vertiente económica que de vivienda, de momento no podemos asegurar nada, ni tampoco vamos muy seguros, lo necesitamos saber el próximo año», finaliza Rullán.

Compartir el artículo

stats