Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Noah Becker Artista y músico

Noah Becker: «Mi padre no entiende de dónde he sacado la vena artística»

«Para mí, el arte es como un deporte porque exige mucha disciplina»

Noah Becker, ayer, junto a una de sus obras recientes en la galería Gerhardt Braun de la plaza Chopin.

Noah Becker es uno de aquellos artistas que podrían catalogarse como inclasificables. Sus obras, oscilantes entre el art brut de Jean Dubuffet y las creaciones del maestro expresionista Pollock, sacan a relucir una explosiva y desenfadada combinación de colores, texturas y temas desde la visión más personal de su autor. Agradecido a la vida por poder compartir los frutos de su trabajo con sus seres queridos, Becker inauguró ayer su última exposición, Pros and cons of being a spoiled brat (Pros y contras de ser un niño malcriado), en la Gerhardt Braun Gallery de Palma. La muestra podrá visitarse hasta el día 10 de octubre.

¿Qué busca expresar con su nueva muestra pictórica?

Para mí este trabajo consiste en enseñar quién soy ahora, todo mi proceso personal a base de lo que he podido aprender en los últimos años. Soy un adicto al trabajo, así que siempre es una satisfacción poder enseñar lo que hago en general. Llevaba elaborando las obras de esta muestra desde hace dos años y para mí es genial ver cómo el arte sirve para unir a la gente y nos trae amor, paz y amistad. Después de este duro tiempo de pandemia, creo que lo que refleja todo este trabajo artístico es resiliencia y fortaleza humanas.

¿Se ha puesto a prueba a sí mismo durante el proceso creativo de las obras?

Definitivamente sí, siempre es emocionante y genial en el buen sentido reunir a tanta gente para ver arte, más todavía en estos momentos tan complicados. Eso es un reto pero a la vez me hace sentir orgulloso de mí mismo.

Además de artista, se dedica a la música y ha trabajado como DJ. ¿Cómo se expresa el sonido sobre el lienzo?

Mi corazón entero está en la música, es cierto que ahora pinto pero siempre lo hago escuchando música con el volumen altísimo. De hecho, normalmente cuando expongo suelo invitar a los músicos a los que escucho al pintar porque para mí la pintura y la música van de la mano: sin pintores no habría músicos y viceversa. Tengo la suerte de poder trabajar mis dos pasiones ya que dentro de poco iniciaré una gira por los EE UU con mi banda Wendita y mi vida gira en torno a ello. A veces cuando me miro al espejo pienso en la suerte que tengo de poder dedicarme a lo que me apasiona y me hace disfrutar.

¿Se considera un artista matérico?

Hay materiales que utilizo y que prefiero no desvelar , pero la verdad es que siempre me he decantado por usar un número muy variado de materiales en mis pinturas. Normalmente uso muchos aceites, vendas, acrílico aunque siempre trato de probar cosas nuevas, experimentar y ver qué es lo que más me funciona y eso luego se refleja claramente en la forma en que desarrollo mis obras y cómo me expreso a través de ellas.

12

Boris Becker desborda la plaza Chopin Guillem Bosch

¿Su padre le apoya en su camino artístico?

Por supuesto, está muy orgulloso y siempre me dice que no sabe de dónde he sacado la vena artística porque él es tenista y no tiene nada que ver con su profesión. Yo pienso que el arte al final es como el deporte, un músico es como un atleta que ha de tener disciplina y dedicar tiempo cada día a su oficio, horas de trabajo, renunciar a planes con amigos... Todo va destinado a permanecer fiel a tu camino en la vida.

Sus obras parecen evocar a Basquiat en la expresión de las formas y el uso del color. ¿Le ha influenciado?

Yo nunca había visto una exposición de obras de Basquiat y cuando la gente me compara con él me lo tomo como un cumplido porque me parece un pintor fantástico. En un futuro me encantaría poder visitar sus obras en directo. Además, me gusta su punto rebelde y reivindicativo, que de algún modo me identifica. Normalmente obtengo muchas influencias de artistas americanos y africanos y además creo que tengo la suerte de tener muchos mentores, tanto músicos como pintores y de otras profesiones que me han enseñado a seguir lo que me dicta el corazón a la hora de pintar.

¿Se visualiza dentro de diez años de una forma mucho más consolidada en el mundo de la pintura o le gustaría explorar otras vías?

Me gustaría seguir explorando distintos medios de hacer arte, por ejemplo he estado trabajando recientemente el arte performativo. Aunque no sé qué voy a estar haciendo el resto de mi vida, es genial pensar que la música y el arte son cosas que se pueden hacer hasta el resto de tus días, algo que no sucede con el deporte, que sí tiene un punto final. Por lo demás, me gustaría vivir más en contacto con la naturaleza.

Compartir el artículo

stats