Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tomeu Fiol Autor de la guía ‘Turismo Petit’

«Una excursión con niños no debe ser larga, tiene que ser fácil y hay que proponer retos»

Tomeu Fiol con la guía 'Turismo Petit'

Tomeu Fiol con la guía 'Turismo Petit' Laia Fiol

Tomeu Fiol, autor de la guía ‘Turismo Petit’. Tras el éxito del blog www.turismepetit.com, llega el libro en papel con una selección de los 20 recorridos más consultados por los usuarios en internet. No solo hay rutas, sino también propuestas que «pensamos que son solo para turistas y no es así, es una guía para las familias».

¿Se pasa al papel por falta de cobertura en la montaña?

Ja, ja, también. Surgió tras el éxito del blog y porque, cuando viajamos, a mi familia y a mí nos encanta comprar una guía de los lugares que visitamos. Es un tipo de información que queda muy bien en libro y la idea de Turismo Petit es ofrecer tanto a residentes como a turistas la información que más ha gustado estos años en la página web, con un pequeño valor añadido de historias y otras cosas que puedan interesar. En un futuro podría ser traducido al catalán y al inglés.

¿Ha sufrido la invasión de la Serra durante la pandemia?

Es verdad que había bastante gente, mucha más de lo habitual. Era de lo poco que se podía hacer y todos teníamos ganas de ir a la montaña, aunque lo bueno es que puedes respetar la distancia de seguridad, ya que haces un simple saludo de cortesía y sigues el paseo con tu grupo. 

¿Y las excursiones por el Pla?

En el Pla y otras zonas de la isla hay excursiones maravillosas, como por ejemplo la del Puig de Sant Nofre, en Sant Joan, pero en este libro me he centrado en la Serra de Tramuntana porque he seleccionado 20 recorridos en función de lo que consultaban en la web. Si hay una segunda parte de la guía, incluiré el Pla.

¿Qué tres características debe tener un buen plan con niños?

Que las excursiones no sean muy largas, que la dificultad no sea elevada para que los niños no estén protestando todo el tiempo y que implique a progenitores y pequeños para que sientan que forman parte del mismo objetivo. Nuestros recorridos duran entre una y dos horas para niños de hasta ocho o diez años, yo no los recomendaría más largos, y son de fácil acceso.

¿Qué hacer cuando te dicen: «me canso», «me aburro»?

Antes de que eso ocurra, hay que proponer pequeños retos para que estén entretenidos. Los niños tienen que participar de un modo activo, no solo limitarse a caminar, por lo que en algunas excursiones planteamos retos. Por ejemplo, en la última de la web por la zona de Sant Elm se les anima a encontrar cuatro flechas gigantes en el suelo que están a lo largo del camino. Con esta clase de cosas se lo pasan muy bien y, si hay un grupo de niños en la misma excursión, mucho mejor. 

¿Cuándo se puede empezar a decir «ya llegamos» para no crear falsas expectativas?

De pequeño me daba mucha rabia que me dijeran eso cuando iba de excursión y no era verdad. Hay que decir la verdad, por lo que creo que se puede avisar con unos 15 minutos de antelación. En Turisme Petit intentamos que la ruta esté muy bien definida, porque hay sitios que están mal señalizados y los padres deben tener una buena información para llegar al destino sin ningún problema.

Si uno se pierde, ¿los niños deben saberlo?

Mejor que no, pero a veces no puedes ocultar la cara de pánico. Cuando son excursiones fáciles, volver a encontrar el camino no debería ser un gran problema.

¿Es importante que haya algo especial en la llegada para que sea un aliciente?

Por supuesto, y es preferible prepararlo antes de comenzar la excursión o el viaje, si es el caso; explicar a los niños el lugar al que vamos a ir y qué encontraremos. Por ejemplo, si hay una torre de defensa, estaría bien hablarles de la piratería en Mallorca u otras cosas que les motiven, para que cuando lleguen a esa torre o lo que sea, piensen que ha valido la pena, ya que de lo contrario el niño se preguntará por qué han caminado hasta allí. Incluso se pueden contar leyendas, como incluimos en algunas rutas.

Hay niños más aventureros, otros más miedosos a la hora de saltar piedras o con vértigo... ¿Les motiva lo mismo?

A todos les encanta conocer cosas nuevas, como a los padres, por lo que compartir este tipo de experiencias es muy gratificante. Luego hay que saber buscar el equilibrio según las inquietudes, las características de cada niño o las necesidades, porque también hay padres que van con carritos de bebé o mochilas portabebés.

¿Hay excursiones para ir con carritos de bebé?

Sí, las hemos incluido tanto en la web como en la guía. Una es desde Estellencs hasta la cala, que dura 40 minutos ida y vuelta, es circular y es preciosa.

No solo ofrece recorridos por el campo, sino también visitas a las cuevas o planes urbanos, como la Almudaina.

Los mallorquines pensamos que hay determinados sitios que son solo para turistas y no es así. Lugares maravillosos como las cuevas, los jardines de Alfabia y otros muchos son perfectos para niños. No distingo entre turistas y residentes, sino que es una guía para seguir en familia.

Compartir el artículo

stats