Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

Xavi Ginard se viste de héroe para clasificar al Atlético Baleares

Los blanquiazules se clasifican en los penaltis para la segunda ronda de la Copa del Rey tras forzar la prórroga en el descuento ante el Calahorra con un gol de cabeza del portero de Artà

Xavi Ginard, durante el partido en Calahorra.

El Atlético Baleares necesitó recurrir ayer a la tanda de penaltis (4-5) para acabar con su mal fario, de tres décadas sin ganar un cruce de la Copa del Rey, después de empatar a un gol con el Calahorra tras los 120 minutos. Moría el partido en La Planilla, se superaba un minuto de los tres añadidos por el colegiado, cuando Andoni Ugarte y Xavi Ginard se convirtieron en villano y héroe del partido para dar un giro de ciento ochenta grados al guion del partido.

El defensor del conjunto riojano provocó, con el tiempo cumplido, su expulsión por doble amarilla por una falta a Canario en la zona de tres cuartos de campo. El portero mallorquín se incorporó al ataque a la desesperada el saque servido por Vilarrasa para situar, con un inapelable cabezazo elevándose por encima de todos los rivales, el empate a uno y forzar la prórroga.

Emulando una jugada casi calcada a la que otorgó, también en el último suspiro, los tres puntos frente a la Balompédica Linense en el Estadi Balear, el conjunto que dirige Xavi Calm logró aliarse de nuevo con la suerte que tanto le venía faltando en la competición del KO para neutralizar el gol local anotado por Lander Yurrebaso a los 25 minutos del primer tiempo. 

El Baleares arrancó cayendo en la trampa del barro de un terreno de juego pesado e irregular y por la puesta en escena de Eduardo Docampo. El equipo rojillo acreditó su buena dinámica en los últimos encuentros en Primera RFEF aprovechando su estilo de juego directo que contrastó con las dificultades de los mallorquines para la salida de balón combinando pases desde atrás.

Plantilla y cuerpo técnico celebran el pase a la siguiente ronda de la Copa del Rey en el vestuario de La Planilla. Atlético Baleares

El técnico catalán trató de agitar el partido en el segundo tiempo dando entrada a los carrileros Ignasi Vilarrasa y Luca Ferrone, buscando profundidad, además de dar oportunidades al juvenil Toni Florit y al futbolista del Santanyí Adrià Nicoli junto con el atacante Vinicius Tanque. Los últimos minutos de encuentro parecían un querer y no poder del equipo de la Vía de Cintura ante un cuadro de La Rioja que estaba resistiendo, ordenado y sin apuros, hasta que Ugarte cometió el fatal error y Ginard se rebeló contra la maldición copera.

El tiempo extra se convertió en un frenético ataque y gol sin éxito para los balearicos, en superioridad numérica, con el Calahorra buscando sorprender a la contra. En la tanda de penaltis marcaron Canario, Vinicius y Manel, hasta la igualdad (3-3). Armando Shashoua falló el cuarto lanzamiento, estrellando el balón en el larguero, apareciendo el fantasma del penalti que también mandó alto su hermano Samuel en los penaltis de la final por el ascenso contra el Cartagena en 2020.

Volvió a aparecer Xavi Ginard, para redondear su estelar actuación, atajando el cuarto penalti de los riojanos y otorgando una vida extra a los suyos. En la muerte súbita marcó Ferrone el sexto lanzamiento para los balearicos (4-5) y el local Zabaleta mandó a las nubes el suyo. Quedaba así finalizada una agónica eliminatoria que desembocó en la euforia blanquiazul para seguir soñando . Este viernes el Atlético Baleares conocerá su suerte en un sorteo que podría cruzarle, en segunda ronda, con un rival de LaLiga.

Compartir el artículo

stats