02 de junio de 2016
02.06.2016
Tribuna

La huelga de hostelería de 1986, fijos discontinuos y sindicalismo

02.06.2016 | 01:32

El 5 de junio de 1986 se desarrolló una importante huelga en el sector de la hostelería de Balears. Se cumplen, pues, treinta años de una conflictiva negociación del convenio colectivo de hostelería en la que junto a cientos de sindicalistas y miles de trabajadores y trabajadoras participamos en primera línea. La jornada de huelga de aquel jueves era la primera de una convocatoria que se extendía a los días 13, 14 y 27 de junio, y 2 y 3 de julio, y cuya plataforma reivindicativa sindical era, sucintamente, la siguiente: 1.- Asegurar el llamamiento obligatorio de todos los fijos discontinuos cada año, con un periodo garantizado de contratación igual a la media de los contratos de los tres últimos años. 2.- Incremento salarial del 9,75%. 3.- Reducción de jornada de trabajo (menos horas semanales o más vacaciones). 4.- Mejoras de las condiciones de trabajo como, por ejemplo, mejoras retributivas en las horas nocturnas, salud laboral, formación profesional, o jubilación anticipada. 5.- Ampliación de los derechos sindicales.

El éxito de seguimiento del movimiento huelguístico del 5 de junio permitió que a las 2:00 horas del día 12 unas horas antes de activarse nuevamente la huelga se llegase a un pacto que permitió su desconvocatoria. Los que suscribimos este articulo fuimos firmantes, en representación de CC OO, junto a los compañeros de UGT Jesús Pérez, Toni García y Lorenzo Bravo, del acuerdo que daba plena satisfacción a las demandas de los sindicatos y de los y las huelguistas. Hay que recordar que aquel fue el convenio colectivo en el que los salarios y todos los conceptos retributivos crecieron más del 9%, se fijaron los 35 días de vacaciones al año, se mejoraron las cuestiones relacionadas con la salud laboral, la formación, la jubilación anticipada, los derechos sindicales, etc. Pero, sobre todo, se consiguió la principal reivindicación: que, a partir del año1987, los fijos discontinuos tuvieran un periodo de contratación garantizado. Este fue un hito sin precedentes y lo que nos parece más importante hoy, treinta años después, recordar.

Para entender la relevancia de esta conquista hay que echar una mirada a los precedentes: El año 1985 fue el año de la firma del tratado de adhesión de España a la Comunidad Económica Europea, el año en que Mijail Gorbachov asumió el poder en la URSS a la vez que mundialmente se vivía la resaca de la reelección de Ronald Reagan como presidente de EE UU. Pero, para lo que motiva estas líneas, lo trascendental es que en aquel año se llegó a la mayor radicalidad entre el Gobierno de Margaret Thatcher y el sindicato británico de la minería por el cierre de la industria minera, y, además, las políticas económicas ultraliberales aplicadas por los gobiernos conservadores británicos llegaron a su cenit, con lo que se produjo un drástico descenso de la renta disponible de las clases medias y medias bajas de Gran Bretaña. El ajuste en la capacidad de consumo afectó mucho al gasto en vacaciones con lo que se provocó una gran crisis del turismo de masas, especialmente sensible en Balears, cuyo mercado turístico emisor era muy mayoritariamente el británico.

Los hoteleros isleños reaccionaron disminuyendo el empleo y no contrataron a miles de personas eventuales ni llamaron a incorporarse a sus puestos de trabajo a la mayoría de los fijos discontinuos, o los llamaron por unos periodos de trabajo de cuatro/cinco meses. Recuérdese que en aquella época las temporadas turísticas permitían trabajar, en la mayoría de las zonas turísticas, periodos anuales entorno a los nueve meses.

Aquel verano de 1985 en el que, por cierto, la prensa insular se refería en sus titulares a la situación creada indistintamente como "crisis de los británicos" o "crisis de los fijos discontinuos" vivimos historias de todo tipo. Desde épicas visitas de sindicalistas a los pueblos del sur de la península para explicar qué sucedía en las islas, hasta el drama personal y familiar de quienes se quedaron sin trabajo, y sin prestación de desempleo porque no habían cotizado el tiempo legalmente requerido. Hay advertir que esta "crisis de los fijos discontinuos" no provocó más despidos individuales o colectivos de los habituales. Sencillamente, se hizo uso de la legalidad y no se les llamó a incorporarse a su trabajo.

El movimiento sindical se planteó que una situación así no se podía repetir y, en este sentido, la propuesta fue que el convenio colectivo tenía que regular que el llamamiento de los fijos discontinuos fuera obligatorio y que se les debía garantizar un periodo mínimo de ocupación anual. No viene al caso entrar en detalles técnicos, pero la cuestión es que se luchó la huelga del 5 de junio de 1986 es un buen ejemplo para "civilizar" al capitalismo turístico balear, y se consiguió. Fue una conquista sindical que, entre otras cosas, permitió que en los años siguientes muchas familias tuvieran unos ingresos más o menos garantizados que, sin duda, contribuyó a un progreso social un poco más equilibrado. Luego vinieron, hasta llegar a la actual, otras crisis con distintas respuestas sindicales, que, obviamente, no podemos ni queremos abordar en estas líneas.

Pero sí que afirmamos que en nuestra opinión conviene recordar, sin ninguna nostalgia, episodios de la lucha sindical como los de la huelga de hostelería de junio de 1986. No vaya a ser cosa que alguien piense que si el capitalismo de hace treinta años aún no había caído el Muro de Berlín campaba con más complejos que ahora mismo, fuera por voluntad propia. En cualquiera caso, estamos, en general y muy en particular por lo que al movimiento sindical se refiere, muy lejos del fin de la historia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine