Caso Son Espases

El juez Castro investigará los pelotazos en torno a la finca del hospital

Destacados empresarios mallorquines compraron terrenos en el entorno de Son Espases tras desvelar Matas la ubicación del centro hospitalario público de referencia

01.09.2015 | 01:17
Jaume Matas y Aina Castillo en 2006.

Testigo

  • Un técnico apunta a que se escogió a dedo Son Espases

    Juan Seguí Perelló, que entre 2001 y 2004 fue arquitecto jefe del Ayuntamiento de Palma, testificó ante la Policía que cargos políticos del PP en esa institución le presionaron para que los terrenos de Son Espases fueran calificados como los más adecuados para levantar el nuevo hospital público, que iba a sustituir a Son Dureta.
    Según Seguí, en mayo del 2003 el entonces concejal de Urbanismo del PP, Rafael Vidal (ya fallecido y uno de los asistentes a la cena donde presuntamente Matas filtró el nombre de Son Espases) le ordenó que buscara unos terrenos para el nuevo Son Dureta. El arquitecto jefe redactó un informe y dio dos emplazamientos: la base militar General Asensio (hoy Jaime II) y la finca Son Puigdorfila
    Después de las elecciones, y ya siendo edil de Urbanismo Javier Rodrigo de Santos, el técnico recibió una segunda orden para que ampliara las posibles localizaciones a siete e incluyera ya Son Espases, del que le facilitaron una descripción pormenorizada.
    El funcionario elaboró esa propuesta, pero días después recibió una nueva instrucción: que limitara las posibles ubicaciones a 4, incluida, claro está, Son Espases.
    Tras diversas vicisitudes el testigo aseguró que se vio forzado, a finales de noviembre del 2003, a realizar un último informe favorable a Son Espases, que ya había sido seleccionado por el Ibsalut como ubicación más conveniente.
    Según Juan Seguí Perelló, recibió amenazas de que su hijo arquitecto iba a tener problemas para trabajar en Palma si no se plegaba a emitir aquel dictamen. El testigo piensa que la finca fue elegida por Matas “o, al menos, por el PP”.

El juez José Castro investigará, en otra fase del caso Son Espases, los pelotazos urbanísticos que se produjeron entre 2002 y 2003 en torno a la finca que, tiempo después, fue adquirida para ubicar el hospital público de referencia de Balears. Existe un testigo que acusa al entonces ministro de Medio Ambiente Jaume Matas de filtrar a un grupo de empresarios y políticos mallorquines el nombre de Son Espases como lugar para levantar al hospital.

Castro empezará hoy, con el interrogatorio de la exconsellera de Salut Aina Castillo y el exdirector general del Ibsalut Sergio Bertrán. A mediados de mes declararán otros imputados, entre ellos Jaume Matas y el empresario Juan Miguel Villar Mir, a favor del cual se habría amañado en 2006 una primera adjudicación del hospital, y numerosos testigos.

Pero éstas no van a ser las únicas pesquisas del caso Son Espases: el instructor piensa esclarecer si se produjo un segundo amaño del concurso en favor de Florentino Pérez, uno de los máximos accionistas de la constructora Dragados, y si otros constructores de menor importancia aprovecharon la información de Matas para hacer negocios millonarios comprando fincas rústicas en la periferia del futuro hospital.

Un testigo, Antoni Nicolau, confirmó ante la fiscalía anticorrupción la información divulgada por Diario de Mallorca sobre una cena en Madrid, donde el entonces ministro de Medio Ambiente Jaume Matas soltó a los comensales que si el PP ganaba las eleciones autonómicas de mayo del 2003 iba a construir el nuevo hospital de Son Dureta en Son Espases.

Información privilegiada

Según las pesquisas efectuadas por la comisión parlamentaria de Son Espases, la cena tuvo lugar el 22 de abril del 2002 y desde entonces se produjeron una serie de adquisiciones (u opciones de compra) especulativas en los alrededores de Son Espases.

El objetivo de los empresarios (algunos de los cuales no asistieron a la cena) fue el de hacerse con fincas rústicas que podrían acabar recalificadas como urbanas debidos al influjo del hospital público.

La filtración podría ser constitutiva de un delito de revelación de secretos oficiales por parte de Matas y de uso de información privilegiada por parte de los empresarios.

Algunos de los constructores sospechosos de dar pelotazos explicaron a la comisión parlamentaria que compraron fincas en aquella área porque era un lugar donde probablemente iba a producirse un crecimiento urbano de Palma.

Sin embargo, en la comisión parlamentaria se destacó que ninguno de los inversores se interesó por Son Espases, que estaba a la venta. Sabían que la Administración iba a comprar aquel predio para el hospital y solo les interesaban las fincas colindantes, concluyó la comisión del Parlament.

Antoni Nicolau facilitó a la fiscalía un listado de los asistentes a aquella cena, que podrían ser citados a declarar como testigos o imputados, estos últimos si es que acabaron comprando terrenos por aquella zona próxima al monasterio de es Secar de la Real.

La fiscalía anticorrupción incluye la cena de Madrid en su querella del caso Son Espases, aunque fecha el encuentro el 10 de abril del 2002.

La fiscalía afirma que todas las fincas lindantes con Son Espases fueron compradas por grandes constructoras de Palma antes de que el Ayuntamiento de esa ciudada adquiriese los terrenos para el hospital del Ibsalut.

Anticorrupción menciona a dos empresarios y también nombra a otros tres políticos mallorquines (uno ya fallecido) como comensales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.

Enlaces recomendados: Premios Cine