Blog 
Salud mental y vida sana
RSS - Blog de Jose Carbonell

El autor

Blog Salud mental y vida sana - Jose Carbonell

Jose Carbonell

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra. Miembro de Real Colegio de Psiquiatras de Londres. Master en Investigación y Teoría Psiquiátrica. University College London. Master en Psiquiatría Legal y Forense. Universidad Complutense de Madrid.

Sobre este blog de Salud

El Dr. José Carbonell Casasús, experimentado psiquiatra, comparte noticias y opiniones sobre la salud mental y los retos que nos plantea la sociedad moderna para mantener una vida sana y feliz. Noticias, opiniones y consejos sin tecnicismos y útiles para todo el mundo.


Archivo

  • 15
    Diciembre
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Mallorca Salud

    Dieta cetónica. Beneficios y riesgos

    Dieta cetónica. Beneficios y riesgos

    El Dr. Marcelo Campos, MD médico de atención primaria en Harvard Vanguard y profesor en la Facultad de Medicina de Harvard, explica en un artículo publicado en Harvard health blog, los riesgos y beneficios de la dieta baja en carbohidratos.

    ¿Qué es una dieta cetogénica?

    En esencia, es una dieta que hace que el cuerpo libere cetonas en el torrente sanguíneo. La mayoría de las células prefieren usar el azúcar en sangre, que proviene de los carbohidratos, como la principal fuente de energía del cuerpo. En ausencia de circulación de azúcar de los alimentos en sangre, comenzamos a descomponer la grasa almacenada en moléculas llamadas cuerpos cetónicos (el proceso se llama cetosis). Una vez que llegue a cetosis, la mayoría de las células utilizarán cuerpos cetónicos para generar energía hasta que comencemos a comer carbohidratos nuevamente. El inicio de la descomposición de la grasa almacenada, suele necesitar de dos a cuatro días de comer menos de 20 a 50 gramos de carbohidratos por día. Hay que tener en cuenta que es un proceso altamente individualizado, y algunas personas necesitan una dieta más restringida para comenzar a producir suficientes cetonas.

    Debido a que carece de carbohidratos, una dieta cetogénica es rica en proteínas y grasas. Por lo general, incluye carnes, huevos, carnes procesadas, salchichas, quesos, pescado, nueces, mantequilla, aceites, semillas y verduras fibrosas. Debido a que es tan restrictiva, es realmente difícil de seguir a largo plazo. Una de las principales críticas de esta dieta es que muchas personas tienden a comer demasiada proteína y grasas de mala calidad de alimentos procesados, con muy pocas frutas y verduras. Los pacientes con enfermedad renal deben ser cautelosos porque esta dieta podría empeorar su condición. Además, algunos pacientes pueden sentirse un poco cansados ​​al principio, mientras que algunos pueden tener mal aliento, náuseas, vómitos, estreñimiento y problemas de sueño.

    ¿Hay beneficios de una dieta cetónica?

    La investigación muestra una buena evidencia de una pérdida de peso más rápida cuando los pacientes realizan una dieta cetogénica o muy baja en carbohidratos en comparación con los participantes en una dieta tradicional baja en grasa, o incluso una dieta mediterránea. Sin embargo, esa diferencia en la pérdida de peso parece desaparecer con el tiempo.

    También se ha demostrado que una dieta cetónica mejora el control del azúcar en la sangre para los pacientes con diabetes tipo 2, al menos en el corto plazo. Hay aún más controversia cuando se considera el efecto sobre los niveles de colesterol. Algunos estudios muestran que algunos pacientes tienen un aumento en los niveles de colesterol al principio con una reducción en el colesterol unos meses más tarde. Sin embargo, no hay una investigación a largo plazo analizando sus efectos en el tiempo en la diabetes y el colesterol alto.

    Una dieta cetogénica podría ser una alternativa interesante para tratar ciertas condiciones, y puede acelerar la pérdida de peso. Pero es difícil de seguir y puede ser excesiva en el consumo de carne roja y otros alimentos grasos, procesados ​​y salados que pueden ser perjudiciales en exceso. Tampoco sabemos mucho acerca de sus efectos a largo plazo, probablemente porque es difícil mantenerla en el tiempo.

    También es importante recordar que las dietas “yo-yo” que conducen a una rápida fluctuación de la pérdida de peso se asocian con un aumento de la mortalidad.

    En lugar de participar en la siguiente dieta popular que duraría sólo de unas pocas semanas a meses, es recomendable llevar a cabo un cambio que pueda mantenerse a largo plazo. Una dieta equilibrada, con alimentos sin procesar, rica en frutas y verduras, carnes magras, pescado, nueces, semillas, aceite de oliva y mucha agua parece tener la mejor evidencia para una vida larga y más saludable.

    Según el Dr. Carbonell, este tipo de dietas que permiten una pérdida de peso más rápida y que a su vez pueden generar más problemas de salud pueden ser útiles siempre y cuando sean realizadas con un seguimiento médico adecuado. Por otro lado, a nivel de higiene mental son dietas mucho más exigentes por la dificultad de poder cumplirlas adecuadamente y por someterse a estados de hipoglucemia que afectan al nivel de energía y por lo tanto al estado de ánimo. La dieta mediterránea aunque menos rentable a corto plazo demuestra ser más adecuada y saludable junto con la educación en los hábitos alimenticios.

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook