13 de febrero de 2019
13.02.2019

Sinusitis aguda

Suele aparece en el contexto de un resfriado de vías altas y los síntomas son muy variables.

13.02.2019 | 18:30
Sinusitis aguda

La sinusitis aguda es una acumulación de moco y pus en los senos nasales que se presenta a cualquier edad, sin distinción de sexo y con un claro patrón estacional, siendo mucho más frecuente en otoño e invierno, aunque puede presentarse en cualquier época del año, en uno o en ambos lados a la vez. Suele aparece en el contexto de un resfriado de vías altas y los síntomas son muy variables.

Los senos son cavidades que se encuentran distribuidas alrededor de la nariz a ambos lados; hay dos senos frontales (en la frente, sobre las cejas), dos senos maxilares (bajo los ojos), dos senos etmoidales (entre los ojos) y un seno esfenoidal (detrás de la nariz). Estas cavidades están recubiertas de mucosa, como la nariz, y se comunican con ella a través de unos orificios naturales llamados ostium, encargados de ventilarlos y drenar el moco que en ellos se produce.

Síntomas de la sinusitis

Los síntomas relacionados con esta patología son la fiebre, el dolor sobre la zona afectada, la congestión nasal y la rinorrea (moco infectado). Habitualmente la infección se inicia como un resfriado común; a los pocos días, en vez de mejorar de su clínica, el paciente empieza a presentar un dolor que se concentra sobre la zona afectada, que empeora al agacharse.

Diagnóstico de la sinusitis

El diagnóstico se realiza mediante una buena historia clínica que ilustra la evolución del proceso. La rinoendoscopia es la exploración de la nariz mediante un endoscopio que nos permite ver las fosas nasales y los puntos de drenaje de los senos, que aparecen rojos y abombados o con drenaje de moco infectado. En ocasiones la congestión es tan intensa que no hay rinorrea ya que los ostium se han cerrado por completo (por la congestión). Una radiografía de los senos nos confirmará la presencia de moco en los senos (que aparecen "velados"), aunque es más útil si los senos afectados son los maxilares o los frontales, en el caso de sinusitis etmoidal o esfenoidal la radiografía simple es menos útil. Si persisten dudas, un TAC de senos nos permitirá estudiar con detalle todos los senos y valorar la extensión de la infección.

Cuando este cuadro se presenta como episodio único o esporádico, el tratamiento se centra en eliminar la infección y los síntomas cuando se producen. En algunos pacientes, a pesar del tratamiento, los síntomas no desaparecen y se hace necesario drenar quirúrgicamente ese moco-pus ya que existe una pequeña posibilidad de que aparezcan complicaciones por la extensión de la infección del seno a las áreas de alrededor (cavidad craneal, órbita, tejido celular subcutáneo). En otros caso, el problema no es la falta de resolución de la infección, sino la repetición frecuente lo que hace necesario plantearse un tratamiento para prevenirla, identificando factores de riesgo como tabaquismo, alergias, poliposis nasal y tratándolos; también hay que estudiar a fondo la anatomía de la nariz para identificar alteraciones anatómicas que condicionen que una sinusitis no pueda resolverse o se repita con frecuencia (pólipos nasales, desviación del tabique, concha bullosa) y, en su caso, corregirlas quirúrgicamente.

Tratamiento de la sinusitis

El tratamiento consiste en antibióticos, antiinflamatorios y descongestionantes nasales, que en el plazo de entre 8 y 10 días suelen resolver el cuadro, aunque el drenaje del moco puede alargarse más. Es muy importante hacer lavados nasales con suero fisiológico o agua marina en vez de sonarse, ya que los lavados son mucho más eficaces y menos irritantes para la limpieza nasal.

El seguimiento del episodio debe realizarse por el Otorrinolaringólogo y es crucial el control después de la resolución de la sinusitis, ya que la desaparición de los síntomas no significa que el cuadro se haya curado correctamente; el problema reside en que, en algunos casos, el tratamiento consigue controlar la infección, pero no consigue vaciar de moco los senos afectados, con lo que la reinfección es más probable.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook