Que las toallas del baño y la ducha estén limpias es tanto o más importante como nuestra higiene personal. Hay que estar pendiente de ellas, de el tiempo que llevan colgadas, del olor que cogen y de su calidad. Por mucho que limpies el baño a fondo cada semana, si no cambias las toallas de vez en cuando, de nada servirá tu esfuerzo. Estas son un foco de bacterias y gérmenes que empeorarán, sobre todo si no las dejas secar al aire libre. [En nuestra sección de Decoración encontrarás infinidad de trucos y consejos para mantener la limpieza de tu hogar]

¿Cada cuánto hay que lavar las toallas?

Aunque no lo creas, hay que cambiar las toallas cada dos días. Sí, como lo lees. Cámbialas con frecuencia y si, por lo que sea, no tienes más conjuntos de toallas, lávalas a menudo. Ten en cuenta la forma de secado, deberías colgarlas en un tendedero al aire libre, bien extendidas. Si no lo haces, podría provocarte problemas en la piel como infecciones, que pueden propagarse de persona a persona. Algo que puede ocurrirte también si no cambias a menudo al ropa de cama.

Trucos para mantener las toallas limpias durante más tiempo

  • Deberías lavar las toallas a una temperatura alta, mínimo 60 grados centígrados, así eliminarás virus y bacterias. Ten cuidado y lee bien la etiqueta para no estropearlas.
  • Utiliza poco detergente. No hagas que el cajetín rebose de detergente, no es necesario y estropeará las toallas. Utiliza poco suavizante, ya que disminuye su capacidad de absorción.