Un juez de Palma ha prohibido a un delincuente acercarse a menos de 500 metros del aeropuerto de Palma, donde había cometido diversos robos. El sospechoso, que acumula 50 antecedentes, está acusado ahora de una decena de hurtos a turistas tanto en Son Sant Joan como en varias zonas turísticas de Mallorca.

Según ha informado la Policía, el acusado, de 37 años, fue arrestado el pasado lunes tras desvalijar a dos turistas en la zona de facturación del aeropuerto. Los investigadores dieron con él en una tienda de la ciudad, donde estaba intentando realizar compras con una tarjeta robada.

Los agentes comprobaron que el hombre utilizaba una identidad francesa falsa y que tiene un largo historial delictivo. Le constan más de 50 detenciones en Palma, Calvià, Eivissa, Madrid, Barcelona y Tenerife. Según las pesquisas, el delincuente se desplaza a estas ciudades para cometer robos a turistas. Tiene además antecedentes en otros países europeos.

La Policía Nacional le ha imputado ahora nueve hurtos cometidos tanto en Son Sant Joan como en hoteles y negocios de alquiler de vehículos. El botín supera los 15.000 euros, ya que el acusado se llevaba dinero en efectivo, teléfonos móviles, ordenadores portátiles, tablets y joyas.