Un hombre de 52 años fue detenido ayer por la tarde por la Policía Nacional poco después de que intentara atracar armado con un cuchillo una farmacia de la barriada de Son Rapinya, en Palma.

El asalto ocurrió sobre las siete de la tarde de ayer. El hombre entró en la farmacia esgrimiendo un cuchillo y se dirigió a la dependienta: "Esto es un atraco", le dijo. La mujer, asustada, se metió rápidamente en la trastienda y desde allí salió a la calle pidiendo ayuda a gritos.

El atracador se marchó a la carrera, pero varios jóvenes que habían oído los gritos de auxilio de la mujer le persiguieron hasta un domicilio cercano.

Mientras tanto, una patrulla de la Policía Nacional acudió al lugar y contactó con los jóvenes, que indicaron el lugar en el que se encontraba el presunto asaltante. Los policías, con ayuda de otros vecinos, accedieron al inmueble y llamaron a la puerta del domicilio donde al parecer se había refugiado el sospechoso. Cuando abrió la puerta le arrestaron como presunto autor de un delito de robo con violencia e intimidación.