Condenado un atracador que intentó asfixiar a un anciano para robarle la cartera en Palma

El ladrón asaltó primero una panadería a punta de navaja y luego abordó al jubilado en la barriada de La Soledat en febrero pasado 

Aceptó casi tres años de cárcel por delitos de robo con violencia y lesiones tras pactar con la Fiscalía

La calle Valparaíso de Palma, donde se produjo el primero de los asaltos. | X.P.

La calle Valparaíso de Palma, donde se produjo el primero de los asaltos. | X.P. / marcos ollés. palma

Marcos Ollés

Marcos Ollés

Un hombre ha sido condenado a casi tres años de prisión por intentar asfixiar a un anciano para robarle la cartera y asaltar una panadería a punta de navaja. El delincuente, de 53 años, cometió los dos atracos en la barriada de La Soledat, en Palma, con pocos minutos de diferencia. El botín fue escaso, ya que solo logró llevarse 43 euros del comercio. El acusado reconoció los hechos durante el juicio celebrado en un juzgado de lo penal y se declaró autor de tres delitos de robo con violencia y lesiones tras el acuerdo alcanzado entre su abogado y la Fiscalía.

Los hechos ocurrieron el pasado día 2 de febrero, a primera hora. Como él mismo reconoció, poco antes de las siete de la mañana el atracador irrumpió en una panadería de la calle Valparaíso. En tono agresivo, exigió a la dependienta que abriera la caja registradora. Al mismo tiempo, metió una mano en el bolsillo donde llevaba una navaja y agarró del brazo a la víctima. «Abre la caja o verás», le espetó. La trabajadora, atemorizada, le entregó todo el dinero que había en la caja: 43 euros.

Un testigo trató de hacer frente al atracador, empuñando un martillo para intentar interceptarlo. El delincuente, sin embargo, le intimidó con un arma blanca y consiguió escapar de la zona.

Unos minutos después el acusado cometió un nuevo asalto en el mismo barrio. En esta ocasión la víctima fue un hombre de avanzada edad que iba caminando solo por la calle. El atracador lo abordó por la espalda y lo agarró con fuerza por el cuello, dejándolo casi sin respiración con una técnica conocida como ‘mataléon’.

El acusado le exigió que le diera la cartera, pero el anciano se resistió e incluso forcejeó con él para liberarse. La aparición de dos personas provocó que el delincuente optara por darse a la fuga sin llevarse nada. La víctima tuvo que recibir asistencia médica, ya que sufrió varias contusiones en el pecho.

La mujer del delincuente, al tener conocimiento de lo ocurrido, acudió al día siguiente a la panadería y devolvió los 43 euros robados. El acusado fue detenido por la Policía unos días más tarde e ingresó en prisión preventiva.

La Fiscalía le imputó dos delitos de robo con violencia, uno de ellos en grado de tentativa y el otro con la atenuante de reparación del daño, y otro de lesiones. Por ellos reclamó seis años de prisión y una multa de 900 euros.

Antes del juicio previsto en un juzgado de lo penal de Palma, el ministerio público y el abogado defensor del delincuente alcanzaron un acuerdo de conformidad. Tras aplicar otra atenuante de drogadicción, la pena quedó fijada en dos años y nueve meses de cárcel.