El fugitivo buscado por la Guardia Civil y por un juzgado de Alicante como presunto cabecilla del secuestro de una pareja rusa el pasado mes de junio en la playa de San Juan, en el PAU 5, se entregó la semana pasada a la Policía Nacional en La Línea de la Concepción (Cádiz) y tras ser puesto a disposición judicial en el municipio gaditano fue puesto en libertad. La decisión de dejarlo libre en el juzgado gaditano ha causado sorpresa en Alicante, teniendo en cuenta que hay seis personas en prisión preventiva por este secuestro, entre ellas dos exguardias civiles, y que se estaba pendiente de la captura del español Carlos Garrido, de 40 años, para tomarle declaración y decidir posteriormente sobre la situación del resto de implicados, que aproximadamente llevan ya medio año en prisión preventiva.

La magistrada titular del juzgado de Instrucción número 3 de Alicante había citado a declarar a Carlos Garrido este miércoles, a través de su abogado, pero el presunto cabecilla del secuestro de la pareja rusa no compareció ni tampoco su letrado, con el que el juzgado ha intentado sin éxito contactar.

La juez del caso, tras entregarse el fugitivo en La Línea de la Concepción, sí ha tenido que dictar un auto en el que deja sin efecto la orden europea de detención y entrega que había cursado el pasado verano ante las sospechas de la Guardia Civil de que el fugitivo hubiera salido del país, en concreto a Portugal.

Petición de ayuda

La Guardia Civil de Alicante difundió el pasado mes de noviembre una fotografía de Carlos Garrido para pedir la colaboración ciudadana con el fin de localizarlo y proceder a su detención. Tras esta difusión, el presunto cabecilla del rapto contactó con el diario El Mundo para dar su versión de los hechos, negar su implicación en el secuestro y afirmar que representa a un grupo de inversores en criptomonedas y que la víctima les debe dos millones de euros.

Al no presentarse ayer para declarar en el juzgado de Alicante que instruye las diligencias por el secuestro estaba previsto citarlo de nuevo para comparecer en sede judicial y en caso de no hacerlo de nuevo podría dictarse de nuevo una orden de búsqueda y captura.

Falsos policías

La pareja fue secuestrada el pasado junio en el garaje de su urbanización del PAU 5 en la playa de San Juan por dos hombres que se hicieron pasar por policías e iban acompañados de una mujer rusa que hacía de traductora.

Las víctimas fueron trasladadas en su vehículo hasta El Campello con la excusa de obtener una clave de acceso a un monedero de criptomonedas y la Policía Local liberó a la mujer y detuvo a dos implicados después de que su marido llamara a su abogado para alertarle del secuestro cuando subió a casa de una amiga para conseguir los datos de acceso a las monedas virtuales.

El ciudadano ruso secuestrado es un técnico informático ruso especializado en gestión de criptomonedas y según declaró inicialmente querían robarle una claves de un monedero virtual para apoderarse de una elevada suma de dinero. La víctima niega que deba dinero y tanto él como su mujer reconocieron en sede judicial a uno de los autores materiales del secuestro.